El Diario Oficial de Extremadura publica hoy la Resolución del 13 de noviembre de la Consejera de Cultura e Igualdad por la que se acuerda el inicio del expediente para la declaración como Bien de Interés Cultural del conjunto de los Menhires del Valle del Ardila. El Pleno del Ayuntamiento de Valencia del Ventoso del pasado 27 de marzo acordaba por unanimidad solicitar a la Junta de Extremadura la declaración de Bien de Interés Cultural para este singular conjunto de monumentos megalíticos.

A este acuerdo unánime se sumaba posteriormente y en el mismo sentido el Pleno del Ayuntamiento de la vecina localidad de Fregenal de la Sierra. Con la publicación, hoy, de esta Resolución en el DOE, la Junta de Extremadura atiende la petición de los dos ayuntamientos, considerando la relevancia de los valores históricos, arqueológicos, patrimoniales y sociales que concurren en este conjunto de monumentos megalíticos, con el fin de declararlos como Bien de Interés Cultural con la categoría de Zona Arqueológica para el reconocimiento y protección de estos singulares elementos del patrimonio cultural extremeño.

La cuenca del río Ardila, en el sur de la provincia de Badajoz, es una zona de gran riqueza e importancia arqueológica, y en la zona del cauce de dicho río que sirve de límite entre los términos municipales de Valencia del Ventoso y Fregenal de la Sierra, destaca especialmente un notable conjunto de monumentos megalíticos compuesto por seis menhires distribuidos por ambas márgenes del cauce. Este singular conjunto megalítico está compuesto por los menhires llamados: La Pepina, La Palanca del Moro, El Rábano, Tres Términos, El Lagarto y Fuente de Abajo, y conocidos conjuntamente como “Los Menhires del Ardila”. Menhir de La Pepina, en término de Fregenal de la Sierra, ubicado al pie del cerro Mocael, cerca de la unión del Ardila con su afluente El Pedruégano. Mide 1,65 metros de altura. Se encuentra colocado de pie, probablemente en su ubicación original. Menhir de la Palanca del Moro, en término de Fregenal de la Sierra, actualmente colocado horizontalmente formando parte de una pared de piedra seca del cortijo de Tudela. Tiene 3,15 metros.

En su superficie se observan numerosas cazoletas, además de una profunda incisión horizontal en la parte superior, a modo de glande. Menhir del Rábano, en término de Valencia del Ventoso, actualmente colocado erguido y situado dentro de un terreno de cultivo en el paraje conocido como el Sesmo. Mide 2,75 metros de altura. Trabajado en todo su contorno, su superficie está llena de cazoletas, presentando los lados redondeados y sección circular, estrechándose hacia el extremo superior lo que le confiere un aspecto general fálico. Menhir de los Tres Términos, en Fregenal de la Sierra, de 1,82 metros de longitud. Se encuentra tumbado en una posición elevada dominando el curso del Ardila entre los Cerros del Castillo y el de la Cerca Vieja. Presenta dos cazoletas notoriamente visibles en su cara superior. Menhir del Lagarto, en Valencia del Ventoso. Es una pieza de 3,65 metros, situada muy cerca del cauce y formando parte sobresaliente de una pared de piedra del cortijo del Torno. Presenta una de su caras cubierta totalmente de cazoletas. Menhir de la Fuente de Abajo, situado dentro del casco urbano de Valencia del Ventoso, al pie del castillo. Está tumbado formando parte del abrevadero de la fuente del mismo nombre. Tiene 4,15 metros de longitud y unos de sus lados está vaciado. En su superficie presenta numerosas y profundas cazoletas.

Comparte en tus redes sociales: