La Política Agraria Común es la más importante de la Unión Europea en términos presupuestarios. Regula el modo de funcionamiento del sistema agroalimentario en todo el continente y marca las reglas del juego que marcan el trabajo de millones de agricultores y ganaderos. En el debate sobre el futuro de esta política la voz de los productores de alimentos debe ser escuchada y tenida en cuenta. UPA recoge en un documento sus propuestas e ideas sobre los distintos aspectos de la PAC, que defiende a la agricultura y la ganadería familiares, el modelo más sostenible.

 

En el estado actual de la Unión Europea y ante un escenario de gran incertidumbre tras las elecciones al Parlamento Europeo previstas para mayo de 2019, desde UPA muestran su profunda preocupación por el proyecto de construcción europea, que tiene su mayor exponente en la Política Agrícola Común.

En una nota publicada por esta organización agraria, afirman “que en primer lugar, debemos tener en cuenta que el proceso de reforma de la PAC va a coincidir con la negociación del nuevo marco financiero plurianual, que marcará de manera definitiva el futuro de la UE.

Reafirmamos la necesidad de contar con una PAC fuerte y común, con un presupuesto suficiente y adecuado para los objetivos que debe cumplir. Creemos que este es el mejor instrumento para conseguir la sostenibilidad de las explotaciones y garantizar el futuro de nuestros productores, y la única manera de cumplir con las aspiraciones que nos ha marcado la sociedad española y europea.

Desmantelar la PAC o renacionalizarla tendrá consecuencias imprevisibles para la delicada economía agraria, para nuestras comunidades y para el medioambiente, así como pondrá en peligro el valor añadido que supone contar con un mercado único.”

Nos preocupa que los tiempos inicialmente previstos por la Comisión se alarguen y se retrase la aprobación tanto del marco financiero como del nuevo modelo de PAC. En este escenario es imprescindible que se garantice el correcto funcionamiento de los actuales mecanismos de la PAC.

Por último, es necesario destacar que las propuestas de la Comisión introducen nuevos y mayores requisitos medioambientales. Estos nuevos retos solo pueden acometerse con incrementos del presupuesto o mediante la puesta en marcha de medidas de carácter voluntario.

La propuesta de la Comisión introduce como gran elemento novedoso el concepto de planes estratégicos que no dejan de ser sino una renacionalización de la actual PAC.

Para atajar en la medida de lo posible los negativos efectos que estos planes pueden suponer para el sector agrario, UPA considera necesaria la elaboración de un plan estratégico nacional, que tenga visión integradora y global. Proponen que se incluyan medidas estratégicas como:

  • Incorporación de jóvenes.
  • Sistemas de asesoramiento.
  • Instrumentos de gestión de riesgos y de crisis.
  • Definir y coordinar la puesta en marcha de un programa dirigido a las mujeres rurales; que conlleve el diseño de medidas concretas y el impulso de todas ellas en todas las comunidades autónomas.

 

Asimismo apoyan la puesta en marcha de ayudas asociadas, y otra serie de ayudas complementarias a la renta para la incorporación de agricultores recogidas en dicho documento.

 

Comparte en tus redes sociales: