Tendrán desarrollo, del 2 al 4 de mayo, con la participación de unas 600 personas y su objetivo es divulgar “las cualidades extraordinarias e incomparables del producto estrella de la dehesa”

La antesala del XXVIII Salón del Jamón Ibérico que se celebra, del 4 al 7 de mayo, en Jerez de los Caballeros (Badajoz), estará marcada un año más por la celebración de las ‘Jornadas de cala y cata de jamón’ que llevan a cabo la Escuela Permanente de Consumo de esta localidad y la Denominación de Origen ‘Dehesa de Extremadura’, con la colaboración del Ayuntamiento y de la Institución Ferial de Jerez de los Caballeros (INFEJE), al frente de la organización del certamen. En esta edición se contará también con la participación del cortador profesional Pepe Alba.

La actividad tiene desarrollo desde hoy, 2 de mayo y hasta el jueves próximo, y su objetivo es “divulgar las cualidades tan extraordinarias e incomparables del producto estrella de la dehesa, el jamón ibérico de bellota”, además de educar al consumidor en un consumo responsable.

Las Jornadas se abren a la participación de colectivos y de escolares de centros educativos de Jerez de los Caballeros y de otras localidades, principalmente de Extremadura; en esta edición se prevé la participación de unas 600 personas. Contemplan una primera actividad centrada en una proyección audiovisual que junto a las oportunas explicaciones por parte de técnicos de la Denominación de Origen ‘Dehesa de Extremadura’, dan a conocer a los participantes el proceso de crianza y selección de raza del cerdo ibérico en el entorno natural de la dehesa, su alimentación en las distintas etapas de su vida, el sacrificio del mismo y el largo proceso, que de forma artesanal se sigue para la elaboración y curación de las piezas nobles del cerdo, principalmente jamones y paletas”. En este apartado, también se incide en los controles “estrictos y rigurosos” que dicha Denominación lleva a cabo para, finalmente, certificar dichas piezas con su sello, “sinónimo de la máxima calidad de un producto de nuestra tierra”, en la importancia de un producto bien etiquetado, en la interpretación de dicho etiquetado y en la relación calidad-precio.

Las jornadas se abren después al desarrollo de una actividad práctica en la que se enseña qué es la cala del jamón. A continuación, los asistentes participan de una cata del producto en la que se les enseña a distinguir un jamón ibérico de bellota de otro jamón que no lo es, teniendo en cuenta aspectos como: el aroma, el paladar, la textura, el color de la fibra, infiltración de grasas o color de la misma, así como la forma de la pata, más estilizada en el jamón ibérico.

Comparte en tus redes sociales: