Los municipios de Reguengos de Monsaraz y de Salvatierra de los Barros organizan la exposición “25 años de la Fiesta Ibérica de la Alfarería y el Barro”.

 

Las cámaras municipales de Reguengos de Monsaraz y de Salvatierra de los Barros con motivo del 25 aniversario de la Feria Ibérica de la Alfarería y el Barro, han puesto en marcha una exposición retrospectiva que ya se ha podido admirar en la Fundación Inatel, en Evora y que dará el salto a nuestra región y estará en Badajoz, Mérida y Zafra.

 

En los últimos 25 años la Feria Ibérica de la Alfarería y el Barro ha unido a los dos mayores centros alfareros de la Península Ibérica, como son San Pedro do Corval, el municipio de Reguengos de Monsaraz, y Salvatierra de los Barros en la provincia de Badajoz, y que tiene lugar en años alternos en cada lugar.

 

La edición conmemorativa de esta fecha se llevará a cabo del 23 al 26 de mayo en San Pedro do Corval y el programa integra una reunión de Alfareros y Ceramistas, Exposiciones, demostraciones en vivo, un festival de música Ibérica, el circuito de talleres de cerámica y otra serie de actos.

 

El Centro Alfarero de San Pedro do Corval es considerado el más grande de Portugal con 22 hornos refractarios, y en la actualidad continúan con la tradición de pintar los motivos típicos de Alentejo.

Las huellas de la presencia de talleres de alfarería desde los tiempos prehistóricos  en la zona son notables incluyendo numerosas piezas.. En 1276, Alfonso III  reconoce privilegios a los habitantes de la zona “que podrían hacer uso libremente de hornos de cerámica”. En una carta de 1512, también se hace referencia a la cerámica de la provincia, y se tienen datos de que en el año 1905 San Pedro do Corval tendría alrededor de 30 establecimientos, donde también se demuestra la importancia de la producción de vino.

La cerámica de S. Pedro do Corval es una marca registrada de la ciudad de Reguengos de Monsaraz en 2008 en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial , con marcas nacionales “Cerámica de São Pedro do Corval”, “Cerámica Ruta”, “Ruta de Oleiros “y” Cerámica”.

En 2015 se inauguró la Casa do Barro, un centro de interpretación que tiene como objetivo preservar, promover y asegurar la sostenibilidad de la cerámica São Pedro do Corval, dando a todos los visitantes el conocimiento y el aprendizaje sobre el arte de la cerámica y arcilla a través de talleres, conferencias y otras actividades. La Casa do Barro se encuentra en un edificio rehabilitado de una antigua alfarería, llena de historia y tradición, con dos estufas de madera que se utilizaban para cocinar los platos.

La recuperación de este sitio permitió recrear el ciclo de barro desde su recogida en la tierra hasta el producto final. El centro de interpretación está a disposición del público y alberga iniciativas relacionadas con la alfarería y la cerámica, los visitantes pueden aprender a manejar el barro y producir una pieza en un torno de alfarero. El área de exposición tiene información sobre todos los talleres de cerámica que se pueden visitar

 

De las inmediaciones de Salvatierra, concretamente de una zona situada en la carretera de Jerez, se  extrae el barro que la hacen única a la cerámica, y que ha llevado a los alfareros de Salvatierra a  desarrollar una actividad  que comenzó en el siglo XVI, como lo demuestran las piezas que se encuentran en las bóvedas de la parroquia de San Blas y la Capilla de los Mártires, aunque se sabe que desde la época de los romanos existe esta población, y está documentado que los hornos de leña usados hasta hace poco tiempo, incluso algunos todavía en uso,  son de estilo árabe.

 

Es esta actividad  lo que hace que Salvatierra de los Barros sea conocido nacional e internacionalmente, destacando sus botijos que se han convertido en todo un símbolo, en la década de los años 50 y 60 había registrados en la localidad 59 talleres alfareros rústicos. La forma de comercializar sus productos los alfareros ha sido a lo largo de los años “los arrieros”, un personaje típico que con sus mulos y asnos se recorrían toda España y parte de Latinoamérica para vender estas piezas, era muy fácil encontrárselos en zonas turísticas.

 

El Museo de la Alfarería tiene como objetivo explicar el pasado de la cerámica, que ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, mostrando su presente y presentando las directrices por donde puede ir el futuro de la cerámica.

El museo muestra las referencias más significativas de la tradición cerámica, sus relaciones con Portugal y la difusión y distribución de sus productos por Extremadura, España, Europa y América. Este espacio también se muestra el proceso de producción artesanal, desde la extracción de la arcilla , y todo el proceso  a través de la construcción y de acabado. En el museo aún se pueden ver piezas antiguas, mostrando la variedad de formas y usos relacionados con la vida cotidiana, tales como jarras para el agua, lápidas fúnebres, recipientes para la cocina a la bodega, el corral y juegos infantiles, además de las nuevas tendencias, donde la creatividad de los ceramistas dan forma a la evolución de las piezas adaptándola  los gustos actuales.

Comparte en tus redes sociales: