Las tareas de demolición de parte de una chimenea industrial de propiedad privada en la jornada de ayer han generado diversas opiniones entre la ciudadanía. La misma se ubica junto a las instalaciones del supermercado Lidl, de modo que algunas voces apuntan a que esta actuación se debe al presunto riesgo de derrumbe. En cualquier caso, los operarios cesaron su actividad, previsiblemente paralizada por falta de documentación, según ha indicado esta mañana Manolo Rodrigo en rueda de prensa.

Él, junto al presidente de Dema, Pepe Antolín, ha abogado por la creación de un grupo de ciudadanos interesados en el mantenimiento de estas chimeneas. En alusión a la construcción citada anteriormente, no hay información oficial al respecto, si bien, Rodrigo ha manifestado que la intención es reducirla a doce metros, según le habrían indicado los empleados de la obra. A su vez, los integrantes de la asociación histórica de Almendralejo, José Ángel Calero y Francisco Zarandieta, se han reunido hoy en el Ayuntamiento para interesarse sobre este asunto, sin trascender hasta el momento el resultado de ese encuentro. En cualquier caso, Rodrigo Asensio ha recordado que ya desaparecieron dos de estas chimeneas en la capital comarcal, de modo que actualmente son nueve las que hay en Almendralejo.

Por su parte, Antolín ha recordado que estas chimeneas “representan el testimonio sólido del pasado industrial” de la ciudad, añadiendo que, a través del patrimonio natural y cultural, se contribuye con el turismo. A su vez, abogan por la creación de una ruta turística con estas chimeneas, una propuesta a la que ya han aludido en diversas ocasiones. A ello se suma la concienciación social que están buscando sobre este asunto, recordando que ya en su día se organizó una campaña que ligaba estas construcciones a las cigüeñas. Por todo ello, solicitan a las administraciones que se hagan cargo de la conservación de las chimeneas. rcb

 

Comparte en tus redes sociales: