La Consejería de Transición Ecológica y Sostenibilidad de la Junta de Extremadura ha aprobado la autorización ambiental integrada del futuro gran matadero del ibérico en Zafra , lo que permitirá a partir de ahora que ya en el ámbito municipal se puedan iniciar los trámites de permisos de obra que lleven “en definitiva” al inicio de la construcción de dicha instalación.

   La resolución, aprobada este miércoles en el Consejo de Gobierno de la Junta, tiene efectos administrativos desde este mismo momento, y se publicará en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) en los próximos días.

De este modo lo ha anunciado en rueda de prensa tras la reunión del Ejecutivo regional la consejera de Igualdad y portavoz de la Junta, Isabel Gil Rosiña, quien ha añadido también que el presidente de la comunidad, Guillermo Fernández Vara, ya ha comunicado tal autorización ambiental integrada al alcalde de Zafra, José Carlos Contreras.

   Tras incidir en que el trámite aprobado este miércoles por la Junta supone “sin lugar a dudas no sólo una buena noticia para Zafra y su comarca, sino para toda la región”, Gil Rosiña ha rehusado también indicar un plazo para el inicio de la construcción del gran matadero, puesto que los permisos para ello son competencia del consistorio segedano, ha explicado.

“Es una buena noticia cualquier nueva empresa, actividad empresarial que se ponga en marcha en Extremadura y que genere empleo”, ha subrayado la portavoz del Ejecutivo regional, quien ante algunas voces que dudaban de que el proyecto avanzase ha subrayado que “ya está la resolución que da la autorización ambiental integrada”.

   “Sin el ánimo de celebrar, porque no estamos para muchas celebraciones, es importante sin hacer mucho ruido trabajar desde la administración, desde la seriedad de la política, tomando decisiones que permitan que los proyectos generadores de empleo y riqueza en nuestra región empiecen a ser una realidad”, ha espetado.

Al respecto, ha apuntado que con este tipo de decisiones se demuestra que la Junta de Extremadura está “para ayudar a la gente, para ayudar desde la burocracia, desde los permisos, desde los papeles, con el paraguas siempre de la legalidad, para hacer posible que en la región se genere riqueza y empleo y se empiecen actividades económicas nuevas, empresas nuevas que den posibilidades a la gente de las zonas rurales y a la gente de los pueblos”.

Finalmente, a preguntas de los medios de comunicación, Gil Rosiña ha añadido también que no hay “ninguna novedad reseñable” sobre el proyecto de la azucarera de Mérida ni el de ocio familiar en Castilblanco.

Comparte en tus redes sociales: