El Museo de Santa Clara de Zafra cuenta como pieza del mes un oleo sobre lienzo que es un “Exvoto”, que consiste en una Clarisa orando ante un santo Franciscano. Este oleo que esta en el Monasterio de Santa Maria del Valle fue restaurado en la campaña de restauración del año 2014
Las palabras voto o exvoto se aplican a la ofrenda a la Virgen o a los santos hecha por un devoto, tras alcanzar un beneficio por su intercesión ante Dios., según explica el Museo en la presentación del lienzo en la muestra.
Una de las variantes de dichas ofrendas puede ser una «tabla, ó pintura, en que se expresa el mismo beneficio, lo cual suele ponerse pendiente en las paredes ú techumbres de los Santuarios», como señala el Diccionario de Autoridades de 1739.
Lo usual es que esta tipología pictórica lleve una leyenda en la base del cuadro en la que se relate la encomienda hecha y el favor obtenido. Pero, su ausencia en este lienzo no es la única anomalía observable.
Sobre un fondo de verdura, los personajes representados son, por el hábito que visten, una monja clarisa, al parecer arrodillada y en actitud orante, y un santo franciscano, al que dirige sus súplicas, que abre sus brazos en actitud de acogimiento del sentir de la sor.
Nada sabemos de la razón de ese fervor, ni nos es posible identificar al santo, pues carece de todo atributo que lo individualice dentro del santoral franciscano. Quizá por mostrarse barbilampiño, y encontrarnos en Extremadura, pudiéramos aventurar que se tratase de san Diego de Alcalá, canonizado en 1588, tal vez sea san Antonio de Padua, que lo fue en 1233. Más extraño sería que fuese san Pedro Regalado pues fue elevado a los altares en 1746.

V.P.

Comparte en tus redes sociales: