La Guardia Civil ha detenido este miércoles por la mañana en Villafranca de los Barros a un hombre que había robado varios coches en la comarca de Tierra de Barros.

Fuentes de la Guardia Civil confirman que tras tener conocimiento de que se habían producido varios robos de automóviles en esta zona, se ha establecido un dispositivo mediante el que se pudo detener al autor de estos hechos en Villafranca. Los pueblos por los que huyó de los agentes son Guareña, Palomas, Puebla de la Reina, Puebla de Prior, Ribera del Fresno y, finalmente, Villafranca de los Barros.

Varias personas han presenciado la persecución esta mediodía y habían solicitado información a nuestro medio que ha podido confirmar los hechos según fuentes oficiales.

Según ha publicado el periódico regional HOY, las fuerzas del orden sospechan que el detenido había sustraido hasta cuatro vehículos a lo largo de esta mañana.

La Delegación del Gobierno en Extremadura ha podido confirmar que se trataría de una de las dos personas que el pasado 7 de febrero robaron en una empresa y en casas de campo de la Vegas Altas. Los autores protagonizaron una llamativa persecución desde las Vegas Altas hasta Mérida.

Fue además una huida muy comentada puesto que por las redes sociales se extendió el bulo de que varios guardias civiles habían fallecido en el transcurso de la misma.

La Policía Judicial de la Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación y todo apunta a que el ahora detenido era el conductor de los vehículos que mantuvo en vilo a la Benemérita durante toda la mañana y que hizo que se pusieran controles en los accesos de Mérida.

Los autores de estos hechos, dos vecinos de Villanueva de la Serena con antecedentes policiales, cambiaron hasta en tres ocasiones de coche tras robar en una empresa de Villanueva de la Serena y en una casa de campo de Medellín. Durante su huida protagonizaron una frenética persecución recorrieron parte de las Vegas Altas del Guadiana y de la comarca de Mérida huyendo de la Guardia Civil, a la que llegaron a embestir en un control.

Durante su huida pasaron por Guareña, donde se llegaron a juntar en su búsqueda una decena de patrullas de la Benemérita, lo que provocó un gran revuelo en la localidad.

En días posteriores se encontró en Trujillanos el último coche que habían robado, también cerca de la capital autonómica. Y más tarde se conoció que las fuerzas del orden había extendido el dispositivo de búsqueda a provincias limítrofes con Extremadura.

La investigación sigue abierta y se busca al segundo autor de los robos por las Vegas Altas el pasado 7 de febrero.

 

Comparte en tus redes sociales: