Según han indicado  fuentes de la investigación, cuatro años después de su desaparición, la Guardia Civil rastrea de nuevo la vivienda y la zona con el objetivo de encontrar nuevas pruebas sobre el paradero de Chavero, en unas pesquisas que no ha abandonado.

Fuentes de la UCO han explicado que “no hay novedades” y que “simplemente” se ha llevado a cabo este miércoles, a partir de las 10,00 horas, en el domicilio de Manuela donde desapareció “una serie de gestiones que estaban pendientes por hacer”.

“Una inspección también nueva pero nada precipitado por ningún hecho concreto”, han indicado las mismas fuentes, que han resaltado que “estaban pendientes de llevarse a cabo” y se han hecho “cuando se han podido hacer en coordinación con los juzgados que lleva el tema”.

Del mismo modo, han agregado que, en función de los resultados de dichas gestiones, podría llevar “nuevas actuaciones”, pero que “no hay previsto” este jueves ningún rastreo en el monte “ni nada por el estilo”.

Finalmente y sobre la investigación en torno a la desaparición de Chavero, la UCO ha resaltado que “no ha cesado” y que siguen trabajando en la misma “con mucho interés”, en relación a lo cual ha confiado en su pronta resolución y que “acabará saliendo” y ha abundado en que “ahí está la UCO dándolo todo”, aunque “hay veces que se cruzan las cosas”.

Manuela Chavero tiene dos hijos, quienes en el momento de su desaparición se encontraban con su expareja.
La mujer no se llevó llaves, ni documentación, ni el teléfono móvil, y la televisión y la luz de la casa estaban encendidas.

Comparte en tus redes sociales: