Un total de diecinueve municipios de la Campiña Sur no abrirán las piscinas municipales este verano. Los alcaldes han firmado un comunicado conjunto por varios motivos. Entre los municipios firmantes del acuerdo Ahillones, Berlanga, Casas de Reina, Fuente del Arco, Granja de Torrehermosa, Higuera de Llerena, Llera, Llerena, Maguilla, Malcocinado, Peraleda del Zaucejo, Puebla del Maestre, Reina, Retamal de Llerena , Trasierra, Usagre, Valencia de las torres, Valverde de Llerena, Villagarcía de la Torre.

Los Alcaldes que suscriben el comunicado, ante la posibilidad de reapertura de las Piscinas Municipales, manifiestan:

Que teniendo en cuenta, siempre, los intereses de sus vecinos y, en este caso, su salud, han decidido no proceder a la apertura de las Piscinas Municipales durante esta temporada.

De todos es sabido que nos encontramos en Estado de Alarma debido a la enfermedad producida por el virus covid-19. Que debemos cumplir la normativa vigente referente a estas instalaciones (guardar las distancias de seguridad 2 metros, higiene constante, evitar contactos entre personas, etc.) y que, también, debemos evitar zonas comunes que aumentan considerablemente el riesgo de contagio. Añadir que con las recomendaciones de no asistencia a grupos vulnerables, mayores de 60 años o los diagnosticados de hipertensión arterial, enfermedades respiratorias, cardiovasculares, inmunodeprimidos o embarazadas, generamos discriminación no deseable entre nuestros vecinos.

Resaltar también que la limitación obligatoria de la venta de abonos y entradas dejaría a muchos ciudadanos sin la posibilidad y certeza de poder disfrutar de un servicio al que tienen derecho.

La Piscina es el servicio municipal más popular y más transitado que ofrecen nuestros Ayuntamientos en verano, donde concurren vecinos de todas las edades y visitantes de distintos lugares, es por ello que, aunque se reduce el aforo al 50%, estos Ayuntamientos no se encuentran en condiciones de garantizar la seguridad ante un posible contagio entre los bañistas.

Aunque el Estado de Alarma no estuviese en vigor durante los meses de apertura la exposición a una posible contaminación sí lo estará y tendremos la obligación de cumplir con las normas y directrices que todos sabemos.

A los Alcaldes aquí firmantes nos ha costado tomar esta decisión tan dolorosa y, puede ser, que hasta impopular pero ante la temeridad e, incluso, la irresponsabilidad hemos optado por la prudencia y la profunda convicción de que estamos haciendo lo correcto en beneficio de todos. No podemos arriesgarnos a poner ni una sola vida en peligro. No podemos tirar por la borda el tremendo esfuerzo hecho por nuestros pueblos, por la gente que ha hecho nuestro confinamiento más llevadero, por nuestros sanitarios, sería a nuestro entender injusto e insolidario.

Pero a estas razones, las más importantes, se une la situación del pantano de Arroyo Conejo, en situación de emergencia como todos sabéis, con reservas de agua para tres meses y sin posibilidades de revertir esta situación ya que la época de lluvias ha pasado. Hay que priorizar y dedicar el agua al consumo humano y respetar la prohibición de la Mancomunidad de Aguas y Servicios de Llerena de llenado de piscinas, tanto públicas como privadas y así evitar que el racionamiento de agua llegue a nuestros domicilios.

El virus seguirá con nosotros y esta decisión tan delicada como firme no tiene otro objetivo que proteger a todos, a nuestras familias, a nuestros amigos, a nosotros mismos, sirviendo como ejemplo de unión de los pueblos de la Campiña Sur ante esta terrible enfermedad.

Comparte en tus redes sociales: