Los sindicatos CSIF, CCOO y UGT, que integran la Mesa General de los Empleados Públicos de Extremadura, han aplazado todas las protestas programadas para reinvidicar los compromisos adquiridoscon los empleados públicos que supongan congregaciones de personas, como son las concentraciones en las puertas de centros de trabajo y manifestaciones, como medida para frenar la propagación del coronavirus.

Una decisión adoptada después de que la Junta de Extremadura elevara este pasado jueves la intensidad de las medidas encaminadas a frenar la propagación del Covid-19, entre ellas la suspensión de la actividad lectiva presencial en todos los niveles educativos.

En esta línea, los tres sindicatos han anunciado de manera conjunta que trasladan sus protestas a la vía telemáticaala espera de que mejore la situación provocada por el coronavirus, si bien advierten de que no renuncian a retomar sus protestas una vez superada la situación en caso de que la Junta no rectifique los últimos “recortes”.

Así lo han avanzado responsables de los tres sindicatos en una rueda de prensa en Mérida, en la que además han pedido medidas “contundentes” a las autoridades sanitarias y a las administraciones para afrontar la crisis sanitaria, así como el fomento del teletrabajo y la definición de protocolos de prevención para el conjunto de los empleados públicos.

El presidente de CSIF Extremadura, Benito Román, ha justificado el cambio en los planes de los sindicatos con respecto a las protestas, que hasta este pasado jueves se mantenían, tras conocer el anuncio del vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, decretando la suspensión de las actividades lectivas en los centros educativos.

“RESPONSABILIDAD” ANTE LA CRISIS SANITARIA

Una decisión que ha llevado a los sindicatos a “replantear todas y cada una de las medidas de presión convocadas para reivindicar los recortes” que han sufrido los empleados públicos por “responsabilidad” para hacer frente a la enfermedad, si bien Román ha advertido que “no se suspende la lucha, se aplazan las reivindicaciones y se trasladan al ámbito telematico”.

“Hay que seguir reividindicando lo que es de justicia”, ha indicado, en referencia a que “todo lo firmado con los sindicatos hay que cumplirlo”. Así, ha recordado que esto implica el abono de la carrera profesional en los diferentes niveles según los ámbitos de la administración pública y el mantenimiento de la jornada lectiva en Secundaria y FP en 18 horas semanales.

Según Román, esta crisis y la respuesta que está dando la sanidad pública ante esta crisis sanitaria es “el más claro ejemplo” del valor de los empleados públicos, quienes están ofreciendo un “gran esfuerzo” tanto en hospitales como en centros sociosanitarios en un momento “muy difícil y complicado”.

Finalmente, ha hecho un llamamiento a la unidad de acción, no solo de los sindicatos presentes en la Mesa General de los Empleados Públicos, sino también al resto.

El secretario de Acción Sindical de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT Extremadura, José Ignacio Luis Cansado, ha señalado que el aplazamiento responde “por coherencia y sensatez” con el cambio de la situación y las medidas anunciadas este jueves por la Junta.

No obstante, ha subrayado que las protestas se aplazan y que no se cancelan, en tanto que el calendario de movilizaciones se recuperará una vez superada la crisis sanitaria si el Ejecutivo regional no rectifica su posición respecto a sus compromisos con los empleados públicos.

Por su parte, y el portavoz del Área Pública de CCOO de Extremadura, Francisco Jiménez, ha remarcado, en respuesta al resto de sindicatos, que los “recortes” son una medida “unilateral” por parte de la administración, a la cual sse opusieron los tres sindicatos de la MesaGeneral de Negociación.

“COMPLICACIONES” PARA EJECUTAR MEDIDAS

En cuanto a la aplicación de las medidas anunciadas por la Junta, ha reconocido que hay “complicaciones” para llevarlas a cabo, en tanto que si bien en el ámbito educativo los docentes pueden a través de Rayuela continuar con la actividad lectiva desde casa, “la cuestión está en si todo el alumnado tiene posibilidad” para acceder a esta misma plataforma.

En cualquier caso, tanto CCOO como el resto de sindicatos se han mostrado a favor de cerrar los centros educativos, no solo a los alumnos, sino también a todo su personal, tanto el docente como el administrativo y del resto de servicios.

Asimismo, José Ignacio Luis Cansado ha advertido que las medidas de contención del coronavirus no tienen la misma aplicación en todos los ámbitos de la administración pública, puesto que precisamente en el sanitario pasa justo lo contrario que en el educativo, en tanto que sus profesionales son los que están afrontando “de primera mano” la crisis.

A su vez, en la Administración General se dan “situaciones muy diversas”, puesto que los hay que “no tienen ningún problema” para trabajar desde casa, mientras que hay otros que se dedican a la inspeccion o a la atención al público para los cuáles su aplicación es distinta.

Por tanto, ha pedido que todos los empleados públicos cuenten con protocolos preventivos, así como que se fomenten las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar, la flexibilización horarios, y que se considere el cuidado de los hijos como un deber “inexcusable” y, por tanto, sea retribuido.

Finalmente, Benito Román, al tiempo que ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la población y de confianza en las autoridades sanitarias, ha reclamado medidas más “contundentes y restrictivas”de cara a frenar la propagación del coronavirus, que vayan más allá de las recomendaciones.

Comparte en tus redes sociales: