El sindicato CCOO ha anunciado que presentará un recurso contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que anula el convenio del campo, que en la región afecta a 65.000 trabajadores.

La secretaria general de CCOO de Extremadura, Encarna Chacón, y el secretario regional de la Federación de CCOO de Industria, Saturnino Lagar, han informado de este recurso en una rueda de prensa en Mérida.

Chacón ha resaltado la importancia que tiene este convenio en Extremadura, por ser el “más social” al afectar a 65.000 trabajadores que contribuyen a asentar la población en los entornos rurales.

Asimismo, ha valorado que estos trabajadores han demostrado durante la pandemia ser “esenciales”. “No tiene ningún sentido que por un mal acuerdo entre los propios empresarios al no reconocerse como contraparte en la negociación de las condiciones laborales de los trabajadores nos vemos abocado a esa sentencia que anula el convenio”, ha apuntado.

Por ello, ha aseverado que el sindicato va a estar “en primera línea” y va a defender a estos trabajadores, probablemente, ha dicho, los “más precarios”, ya que deben ser “protegidos” y “defendidos”.

De la misma manera, Encarna Chacón ha apelado a la responsabilidad de los empresarios del sector del campo, a las asociaciones empresariales y al papel fundamental de las administraciones por ser un convenio “tan social” en la región.

Así, Chacón entiende que tiene que intervenir la propia administración para que con su “capacidad” y su “propia autoridad” se puedan establecer mecanismos para conseguir que los empresarios del sector se “reconozcan entre ellos” y pueda volver a iniciar un nuevo convenio para regular las condiciones de estos trabajadores.

DEFENSA DE LOS TRABAJADORES DEL CAMPO

Por su parte, el secretario regional de la Federación de CCOO de Industria, Saturnino Lagar, ha manifestado que la prioridad del sindicato es la defensa de los trabajadores del campo.

Así, y tras la anulación del convenio del campo, Lagar entiende que, a partir de este momento, el convenio a aplicar sería el anterior y ha añadido que “no está tan claro, como afirman las patronales, que nos hayamos quedado sin convenio”.

Por ello, ha afirmado, CCOO va a defender que el convenio de aplicación tiene que seguir siendo el convenio anterior y, a partir de aquí, se debe constituir una mesa para negociar las condiciones del nuevo convenio.

“Si dejamos de aplicar un convenio, no solo estamos generando un problema a los trabajadores y trabajadoras, que ya lo tienen, sino también les está generando las propias patronales un problema a las empresas en sí, porque en esta situación al final nadie sabe qué es lo que tendría que hacer”, ha dicho.

Asimismo, Saturnino Lagar ha indicado que CCOO tiene previsto empezar a mantener reuniones con delegados sindicales en distintos centros de trabajo para que informen de si alguna de las empresas plantease la posibilidad de dejar de aplicar el convenio.

“No entendemos cómo una discusión que tienen las propias patronales por ver el peso que cada una tiene en esa mesa de negociación pueda repercutir al final en los trabajadores y trabajadoras, que al final son como siempre los más débiles y los más perjudicados”, ha aseverado.

En este sentido, ha defendido que son las patronales las que se deben poner de acuerdo y que, si son incapaces, “alguien tendrá que intervenir” para propiciar que se “sienten a negociar un convenio colectivo que es de afectación para 65.000 trabajadores”

Por ello, ha insistido Saturnino Lagar que los trabajadores del sector del campo deber saber que “no están solos”, que CCOO está “a su lado” y a su disposición y que la prioridad del sindicato es la defensa del convenio.

En esta línea, ha adelantado que allí donde las empresas planteasen dejar de aplicar el convenio colectivo anterior, aunque en principio entiende que no será así, el sindicato presentaría conflictos colectivos para que sea la justicia la que establezca el convenio a aplicar hasta que haya otro nuevo.

Asimismo, y preguntado por los medios sobre el salario de los trabajadores, Lagar ha recalcado que en los salarios no hay discusión y se debe seguir aplicado el Salario Mínimo Interprofesional cuando así corresponda.

SITUACIÓN DE INCERTIDUMBRE

En esta línea, Lagar ha lamentado que la sentencia genera una situación “de incertidumbre” que viene producida “única y exclusivamente por la pelea de las patronales para ver qué representación tiene cada una” y que ha repercutido en los trabajadores del sector del campo, que son quienes “menos culpa tienen en esa pelea”.

También ha plantado Lagar que, aunque a los sindicatos nadie discute la representatividad, sí se ven afectados por la resolución de la sentencia porque atañe a los trabajadores representados por ellos, que son quienes se quedan sin convenio, ha dicho.

Comparte en tus redes sociales: