El pasado 14 de marzo, el Gobierno decretó el estado de alarma en todo el país a consecuencia de la pandemia del COVID19. Desde entonces, Caritas Diocesana de Mérida-Badajoz no ha dejado de atender a las personas y familias más vulnerables.
A través de la red de las 131 Cáritas Parroquiales, repartidas por toda la Diócesis, Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz ha atendido, durante los meses de marzo y abril, a 4.047 personas, de las cuales 744 son personas nuevas que no habían acudido a ninguna Cáritas anteriormente. Lo que supone que 10.294 personas se han visto beneficiadas de la ayuda que Cáritas ha proporcionado para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, medicamentos, suministros energéticos o alquiler de vivienda entre otras. Este dato refleja un aumento del 18,4% de personas que han contactado por primera vez con Cáritas desde que comenzó la pandemia.
Dichas cifras muestran un claro repunte en el número de personas en situación de vulnerabilidad en la archidiócesis de Mérida-Badajoz.
Con el fin de dar respuesta a esta dramática situación que está golpeando a muchas familias, Cáritas Diocesana gestionará el Fondo Diocesano de Comunión Fraterna que el arzobispo de la Diócesis, monseñor Celso Morga, puso en marcha el pasado mes de abril, y con el que reforzará sus recursos y servicios para continuar ofreciendo una atención integral y global a las personas velando por que nadie se quede atrás.
PARA COLABORAR CON EL «FONDO DIOCESANO DE COMUNIÓN FRATERNA»
IBERCAJA ES12 2085 4501 1403 3032 9827
BIZUM: Donativos con el código 38121

Comparte en tus redes sociales: