– La productora holandesa Bridge2Connect y Marmoucha, rueda en estos días en HORNACHOS parte del documental “Children of Al – Andalus”, que recoge la historia de los Moriscos que fueron expulsados de España por la pragmática de Felipe III .

– En esta visita le acompaña Amal Karioun (Carrion) descendiente de una de las familias expulsadas de HORNACHOS y hoy han sido recibidos por el alcalde de la localidad Francisco Buenavista.

A través del estrecho de Gibraltar, los pueblos de Marruecos y la Península Ibérica han estado tradicionalmente unidos.  Hoy, Marruecos es uno de los pocos países que mantiene vivas las tradiciones de Al-Andalus.

Esta historia tiene un lugar especial en el patrimonio histórico, cultural y espiritual del país.  Ubicado en el lejano oeste del mundo islámico, Marruecos es conocido en todo el mundo como un país único por su diversidad geográfica, histórica y cultural.

El 2 de enero de 1492, la ciudad de Granada cae con la rendición del último gobernante nazarí Abu Abdallah Muhammad XI, más conocido como Boabdil.  Esto pone fin definitivo a Al-Andalus y al poder político
de los musulmanes en la Península Ibérica.  En la España católica ahora unificada de Fernando e Isabel, no hay lugar para los disidentes.  El 31 de marzo de 1492 Isabel y Fernando firman el Edicto de Expulsión .

Todos los judíos se ven obligados a convertirse al catolicismo o se les concede cuatro meses para salir del país.  Finalmente, entre 1609 y 1614, los últimos moriscos son expulsados ​​de España.

Los musulmanes andaluces y los judíos sefardíes construyen una nueva identidad cultural en el norte de África.  Traen nuevas influencias a Marruecos y enriquecer las tradiciones ya existentes.  Los refugiados de la Península Ibérica experimentan sentimientos similares en el exilio y recuerdan su tierra natal, sus antepasados ​​y sus orígenes añorando la tierra que les vio nacer.
Poco a poco, se integran en la sociedad marroquí conservando su cultura, sus tradiciones e identidad.  A menudo se casan dentro de sus propias comunidades formadas en Marruecos.  Su herencia ha sido pasada de generación en generación.  Hasta el día de hoy, la conciencia de su identidad se ha mantenido viva entre sus descendientes.
Son los Hijos de Al-Andalus.

Rick Leeuwestein y Hicham Ghalbane han capturado en este proyecto y que estará terminado en los próximos meses, las mejores historias que están siendo rodadas  en las ciudades de Marruecos: Tanger, Chefchaouen, Rabat; y en España: Córdoba, Granada y Hornachos Familias andaluzas marroquíes han compartido sus historias personales.
Relatos e historias llenas de conversaciones conmovedoras.

www.childrenofandalus.com

Comparte en tus redes sociales: