Una gran bola de fuego cruzó anoche las provincias de Sevilla, Huelva y Badajoz y cayó finalmente al este de Portugal, según el análisis del investigador responsable del Proyecto SMART, el astrofísico José María Madiedo.
Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), detectó el episodio a las 23.01 horas, y, según refleja en su web oficial y explica que una roca entró en la atmósfera a unos 78.000 kilómetros por hora, procedente de un asteroide.
El choque con la atmósfera a esa velocidad hizo que esa roca se volviese incandescente, lo que generó la bola de fuego que pasó a una altura de unos 97 kilómetros sobre el centro de la provincia de Sevilla.
El recorrido de la bola terminó a unos 55 kilómetros de altura al noreste de la región lusa de Évora, y se calcula que pudo recorrer unos 201 kilómetros.

Comparte en tus redes sociales: