El uso de las nuevas tecnologías, cada vez más habitual por parte de toda la población, ha multiplicado el número de casos de personas estafadas por una multa falsa a través del ‘mail’

 

Según informa elconfidencial.com de un tiempo a esta parte, el uso de las nuevas tecnologías para comunicarnos es cada vez más habitual y, especialmente, durante el tiempo de pandemia por coronavirus, momento en el que el correo electrónico se ha convertido en uno de nuestros grandes aliados, ya que a través de él podemos hacer todo tipo de gestiones sin tener que salir a la calle y exponernos al virus. Por esa razón, muchos usuarios se están viendo afectados por una estafa que es cada vez más habitual y que pone en riesgo nuestra ciberseguridad.

Se trata de un correo electrónico en el que se nos alerta de esta infracción, que viene acompañado de un enlace en el que se nos indica que pinchando en el accederemos a la sede electrónica, desde la que podremos entrar en la pasarela de pago para subsanar la sanción. Sin embargo, si pulsamos en ese link en realidad lo que estamos haciendo es descargando un ‘malware‘ que se instala en nuestro ordenador, a través del que los ladrones cibernéticos son capaces de acceder a datos como nuestro nombre completo, nuestra dirección e, incluso, los datos bancarios.

Se trata de un intento de ‘phishing‘ o, lo que es lo mismo la creación de un entorno web falso con la misma apariencia del organismo oficial, pero cuyo único objetivo en realidad es hacerse con nuestras credenciales, urdiendo un burdo engaño que nos hace creer que estamos utilizando la web de un organismo oficial cuando, en realidad, es una página falsa. Si somos habituales usuarios de la red, puede parecer extraño, incluso difícil, que caigamos en este error, pero en realidad miles de usuarios están reportando esta situación. Por ello, la DGT no se cansa de anunciar en redes sociales lo que está ocurriendo para que no caigamos en el error.

Pero ¿cómo podemos saber si el correo electrónico que hemos recibido avisándonos de que tenemos una multa es real o se trata de un engaño? La respuesta es realmente sencilla: siempre será una estafa, pues la DGT no comunica sus multas por correo electrónico. Si aun así tenemos dudas, solo tendremos que visualizar a la dirección de correo desde la que se nos ha enviado el mensaje y comprobaremos que es un dominio falso que nada tiene que ver con los oficiales. Así, por norma general, siempre que recibamos un ‘e-mail’ de la DGT será un intento de timo.

Tráfico ha repetido por enésima vez que la sanciones solo las comunica por correo certificado, como lleva haciéndolo en las últimas décadas. Sí es posible que si nos hemos dado de alta en la Dirección Electrónica Vial recibamos un aviso de notificación. Nos puede llegar un correo electrónico y/o un SMS, pero en todo caso solo nos comunica que tenemos que acceder a la aplicación de la DGT y, desde ahí, entraremos con nuestra identificación. En ningún caso llevará a adjunto un enlace para que pulsemos y nos redirija a una página. Cualquier situación similar a esta es un intento de ‘phishing’.

Si a pesar de todo seguimos dudando, la mejor opción de todas es acceder por nuestra propia cuenta a la página de la DGT y comprobar cuál es el saldo de nuestros puntos o si tenemos alguna sanción pendiente. Sí es fundamental que no pinchemos en ningún enlace de cualquier tipo de correo electrónico que recibamos de Tráfico: en caso de hacerlo, habremos instalado este ‘malware’ y los hackers podrían acceder a nuestros datos incluso sin la necesidad de rellenar ningún tipo de cuestionario. Así, la consigna es clara: la DGT nunca notifica una multa por correo electrónico.

Comparte en tus redes sociales: