“ O rescatamos un criterio sensato sobre qué infancia queremos para nuestros hijos, o los estamos abocando al fracaso escolar, familiar y social”

El psicopedagogo fontanés Luis Aretio estuvo el pasado 8 de febrero en el Cine – Teatro Salón Modelo de Fuente del Maestre para impartir una charla titulada “ Educación Emocional y Disciplina”. Dirigida a las Ampas de la localidad, Aretio explicó a los padres asistentes de la necesidad de  “encontrar el equilibrio entre ambos aspectos de la educación de los hijos:  No sólo podemos dedicarnos o centrarnos en que el niño se sienta bien, en su desarrollo emocional .  Igual de importante es inculcar los valores de respeto, disciplina, sacrificio y esfuerzo. No podemos olvidarnos de esta segunda faceta”.

Antes de dicho evento, habló en la emisora municipal fontanesa sobre las nefastas consecuencias que tendrá el permitir que los hijos pasen tanto tiempo pegados a las pantallas.

“Tenemos obesidad digital” – sentencia – , sobrepeso de megas, aplicaciones, estímulos constantes… Un sobrepeso que es a nivel cognitivo . Y nuestro sistema nervioso tiene unas limitaciones, nuestro cerebro no es capaz de asimilar tanta información.”

Y avisa: “ Las consecuencias de esa permisividad ya las estamos viendo en las consultas. Niños que padecen insomnio, que no rinden en el colegio porque han estado hasta muy tarde pegados a la pantallita, niños que se acuestan y se levantan con el móvil… Estos niños están abocados al fracaso escolar, a fracasar socialmente.”

“ Y la factura de todo ello la vamos a pagar como sociedad. Porque nos vamos a encontrar con una población de personas con desórdenes mentales desadaptativos , individuos incapaces de afrontar sus vidas, de encontrar su camino. Y como sociedad tendremos que soportar el coste económico y sanitario derivado de todo ello”.

La solución está, según Aretio, “en la educación dentro de la familia, en las decisiones que deben tomarse de puertas para adentro”: “Dejemos ya de pensar que tenemos que actuar como lo hace el vecino, como lo hacen los demás . No todo vale porque lo hace todo el mundo. “

“ Y , sobre todo, dejemos de culpabilizar a nuestros hijos, nosotros somos los responsables.  Tenemos que  tener un criterio firme dentro de cada estructura familiar, o se nos va de las manos la situación”.

 

 

 

 

 

 

Comparte en tus redes sociales: