El presidente del Comité Anti-Sida de Extremadura, Santiago Pérez, ha reclamado el “liderazgo” y el “compromiso” político y económico que permita ofrecer “respuesta” a los afectados por VIH y alcanzar el objetivo de lograr una generación “libre” de esta enfermedad.

 

Necesitamos la implicación de todas y todos, para que no se produzca un retroceso en la respuesta frente al VIH y al Sida y trabajar conjuntamente con el fin común de conseguir una generación libre de VIH”, ha espetado durante el acto institucional con motivo del día mundial de dicha enfermedad celebrado este miércoles en la Asamblea de Extremadura, en Mérida.

Pérez, en este sentido, ha alertado sobre los estigmas que aún sufren las personas afectadas por VIH-Sida, y ha incidido en la importancia de seguir trabajando en la prevención y en el abordaje precoz de la enfermedad. “Hay que seguir sacando el lazo rojo. No podemos olvidarnos, es necesario que el lazo rojo siga estando en la calle”, ha pedido.

Así, 40 años después de la aparición de los primeros casos, ha incidido en que la respuesta al VIH ha sido desde el principio “básicamente una cuestión de derechos humanos”, y ha apuntado que una de las asignatura pendientes que se tiene con respecto a dicha enfermedad es la prevención, con una tasa de cerca de 4.000 nuevos diagnósticos al año y una tasa de diagnóstico tardío cercana al 50 por ciento.

Al mismo tiempo, y tras destacar que en los últimos años en España se han dado pasos “muy importantes” en la respuesta contra el VIH con el desarrollo del Pacto por la No discriminación e igualdad de trato asociada al VIH, ha subrayado la necesidad de asumir una “responsabilidad compartida y mundial” basada en la “solidaridad” con aquellas personas afectadas por dicha enfermedad y que no tienen las mismas oportunidades que otras en diferentes lugares del planeta.

En este sentido, y bajo el lema de “Vive y deja vivir”, el presidente del Comité Anti-Sida ha defendido que no se puede permitir que la actual crisis por la Covid-19 “se cebe de nuevo en las personas más vulnerables”, y para ello ha considerado “imprescindible” articular mecanismos de protección social que garanticen el acceso a los recursos básicos y garantizar el acceso al diagnóstico de VIH y otras infecciones de transmisión sexual a todas las personas que lo necesiten.

En este marco, ha recordado la necesidad de avanzar en la implementación de las medidas del Pacto Social para la no Discriminación e igualdad de trato ante el VIH. “Es necesario que el VIH y el SIDA sigan teniendo una presencia importante en las agendas políticas y económicas porque no se pueden olvidar”, ha espetado.

MANIFIESTO DE ESTUDIANTES

Por su parte, durante el acto celebrado este miércoles en la Asamblea de Extremadura, alumnos del IES Santa Eulalia de Mérida han leído un manifiesto en el que se recuerda que tras 40 años del VIH “afortunadamente (esta enfermedad) no es mortal pero sí condiciona la vida del afectado y su entorno” y crea “recelos”; y en el que invitan a toda la sociedad, también los más jóvenes, a ser “responsables” con esta causa y a no mirar “para otro lado”.

“No miremos para otro lado, seamos responsables con esta causa, somos el futuro… Vive y deja vivir”, han espetado en el manifiesto los alumnos, que han recordado también que la sexual es la principal vía de transmisión de VIH-Sida entre los jóvenes, y han subrayado la importancia de hacerse las pruebas cuando se hayan realizado prácticas de riesgo por intercambio de fluidos corporales.

En el manifiesto, los estudiantes que lo han leído también han reclamado más información sobre VIH-Sida con charlas y talleres en los centros educativos, además de campañas en los medios de comunicación y testimonios directos de personas afectadas por esta enfermedad.

Igualmente, han pedido que la investigación sobre esta enfermedad no se reduzca, y que los tratamientos lleguen a todos los afectados, al tiempo que han recordado la importancia de la realización de pruebas para el diagnóstico precoz de esta enfermedad.

UNOS 2.000 AFECTADOS EN EXTREMADURA

Por su parte, el director gerente del SES, Ceciliano Franco, ha mostrado la colaboración de su departamento con las asociaciones que trabajan en la región en materia de VIH-Sida, y ha defendido que ante esta enfermedad, que si bien está “controlada” en la actualidad, hay que seguir trabajando para conseguir “lo que falta”, y que es la reinserción social de los “pocos” afectados y “quitar el estigma” hacia los mismos.

“De la misma manera que hemos capaces de controlar una enfermedad (el VIH-Sida) que en aquel momento parecía inabordable y que nos cambió la vida, tenemos que seguir trabajando para que al final seamos capaz de conseguir lo que nos falta, que es la reinserción social de los pocos afectados y de quitar el estigma de esta grave enfermedad en su momento y ahora controlada enfermedad”, ha espetado.

En este sentido, Ceciliano Franco ha señalado también que la enfermedad del Sida tiene “muchas similitudes” en su origen con el impacto generado ahora por la Covid-19, pues “cambió la forma de organizar la asistencia sanitaria en los centros desde la identificación de pacientes, el tratamiento de muestras biológicas, y en la respuesta social a una enfermedad que nacía con estigma y a comportamientos sociales determinados”.

Asimismo, ha calificado como un “éxito social” que el Sida hoy sea una enfermedad crónica que permite el desarrollo de una vida “plena” y que, además, “obliga a la sociedad a dar las mismas oportunidades y a la inclusión social completa para las afectadas”.

Con ello, ha considerado “muy importante” que la sociedad en su conjunto participe del compromiso de la prevención del VIH, que supone un “problema sanitario y social”, así como seguir trabajando para evitar el estigma bajo el lema “Vivir y deja vivir” porque el afectado por VIH “puede tener una vida plena”.

De igual modo, Ceciliano Franco ha recordado que actualmente en España hay unos 152.000 afectados por VIH-Sida, de ellos 2.000 en Extremadura, así como que cada año se diagnostican entre 35 y 45 pacientes con dicha enfermedad en la comunidad.

La mitad de ellos, según ha añadido, se diagnostican en una fase tardía y son por tanto candidatos a provocar la diseminación de la enfermedad, que “sin tratamiento tiene consecuencias y con un tratamiento adecuado como el arsenal terapéutico actual facilita una vida normal”, ha incidido.

APOYO DE LA ASAMBLEA DE EXTREMADURA

Finalmente, el vicepresidente primero de la Asamblea, Miguel Ángel Morales, para clausurar el acto ha agradecido el trabajo del Comité Antisida de Extremadura y ha transmitido el “apoyo, solidaridad y plena disposición” de la Cámara regional para colaborar con el colectivo.

Así, ha indicado que pese a que se dispone de conocimientos, capacidad y medios pero se está aún “lejos” de alcanzar la meta de Naciones Unidas marcada en septiembre de 2015 de poner fin hasta 2030 a epidemias como el SIDA, por las “desigualdades estructurales” económicas, sociales y culturales a nivel mundial que impiden una igualdad en prevención y tratamientos.

Ha defendido así la importancia de “reforzar” y “potenciar” las políticas que velen por la “salud pública global” para garantizar el “derecho a la salud de todos y de todas y propiciar la igualdad de la ciudadanía en su conjunto” ante epidemias globales y pandemias como ahora la de la Covid-19.

Morales también ha abogado por seguir trabajando para acabar con los “prejuicios” y los “falsos mitos” sobre el VIH-Sida. “40 años después tenemos que seguir trabajando para erradicar las desigualdades que existen y que obstaculizan el objetivo común de acabar con esta enfermedad en 2030”, ha defendido.

Finalmente, el acto institucional ha concluido con una foto de familia frente a la fachada de la Asamblea con un lazo rojo que conmemora el Día del Sida.

Comparte en tus redes sociales: