Durante cuatro meses ADERSUR, con la financiación de la Diputación de Badajoz, ha analizado la situación del pequeño comercio de las localidades que conforman Sierra Suroeste. Como fruto de este trabajo se ha elaborado una ambiciosa estrategia orientada a revitalizar la actividad del sector.

ADERSUR, consciente de la importancia que tiene el comercio de proximidad en las dinámicas sociales y económicas de los pueblos, y de la difícil situación por la que atraviesan los pequeños establecimientos, acosados por factores como la despoblación, las políticas de expansión de las franquicias o el auge de las grandes plataformas de comercio electrónico, ha asumido la necesidad de promover en Sierra Suroeste un Plan de Impulso del Comercio Rural, cuya primera fase ha consistido en la elaboración de un Plan de Acción, diseñado sobre la base de un diagnóstico riguroso de la realidad que afecta al empresariado local.

Mediante el análisis de fuentes estadísticas oficiales y de la información obtenida a lo largo de decenas de entrevistas con profesionales del sector y otros agentes de los ámbitos social, económico e institucional, se ha constatado que la situación del comercio rural es preocupante en el conjunto de la región y, en particular, en Sierra Suroeste. Según datos del Atlas de Extremadura, entre 2010 y 2017, en la Comarca han desaparecido 220 comercios, lo que supone el 30,05 % de los existentes a finales de la década anterior. Un dato que revela la necesidad de actuar para revertir el proceso y promover acciones que tengan como fin garantizar la pervivencia de los pequeños comercios a medio y largo plazo.

Durante la elaboración del diagnóstico se ha constatado que modificar la tendencia es un fin que requiere de la implicación de los propios comerciantes, que han de apostar por dar un salto cualitativo y adaptarse a los nuevos hábitos de consumo, de los distintos niveles de la administración pública, que han de generar el ecosistema idóneo para favorecer la consolidación de los negocios familiares en entornos rurales, y de la ciudadanía local, que ha de tomar conciencia sobre la importancia del pequeño comercio en la estructura socioeconómica de la localidad quehabita y adquirir hábitos de consumo sostenibles y responsables.

Atendiendo a esta realidad, la Primera Fase del Plan de Impulso ha finalizado con la definición de la Estrategia de Actuación, que se ha concretado en un ambicioso Plan de Acción que está estructurado en siete programas estratégicos que suman cuarenta y cinco líneas de actuación y, que a su vez, cada una de ellas incluyen diversas medidas concretas para las que se ha realizado una estimación económica de los costes de desarrollo. Las medidas, en su conjunto, persiguen concienciar, dinamizar e implicar en el proceso de revitalización del sector a comerciantes, entidades públicas y sociedad civil.
Una vez que se cuenta con una hoja de ruta, el Plan de Impulso entra en una segunda fase en la que ADERSUR, además de impulsar la implantación de acciones concretas en Sierra Suroeste basándose en la priorización definida en la Estrategia, difundirá las conclusiones en el entorno social y a nivel institucional con el fin de explorar posibles alianzas y complicidades que posibiliten acelerar el proceso de implementación de las medidas planificadas.

Comparte en tus redes sociales: