La madre del niño de Zafra que fue trasplantado de cinco órganos con pocos años de vida, Raquel Guerrero, ha valorado que un juez a través de una sentencia, que no es firme, les “haya dado la razón” en parte de que con su hijo, cuando comenzó a tener problemas médicos que derivaron en el multitrasplante, los médicos “no estaban actuando bien”.

Así, Guerrero en declaraciones a Europa Press ha considerado que es “un poco ridículo” el importe de 100.000 euros con el que se ha condenado al Servicio Extremeño de Salud (SES) a través de dicha sentencia, que ha sido recurrida por el SES, teniendo en cuenta lo que han pasado y les “queda por pasar”.

“Yo tenía razón de que con mi hijo no estaban actuando bien (los médicos) y por lo menos me siento satisfecha, entre comillas, de que un juez me haya dado la razón”, ha subrayado Guerrero, toda vez que ha destacado que Abel no nació enfermo sino bien, al “igual que su hermano” gemelo, Víctor.

En cuanto a los motivos que les llevaron a denunciar, Raquel Guerrero ha reconocido que “a primera hora” cuando operaron a Abel a las 48 horas de nacer por una enterocolitis “era para salvarle la vida”, pero, ha detallado, cuando los médicos “deciden el cierre” de la ileostomía que se le había practicado no le dan motivo para ello.

Además, ha señalado que a los tres días del cierre “fistulizó” y el niño no hacía sus deposiciones de forma normal, es decir, no hacía “lo que tenía que hacer”. “Luego iban pasando cosas que si no nos íbamos dando cuenta o yo iba preguntando no me lo decían, cosas que yo veía que algo estaban ocultando, y que tenían a mi hijo como un conejillo de indias”, ha lamentado.

Por ello, ha relatado que cuando llegó a Madrid, ya que su caso fue derivado al Hospital La Paz, contactó con una asociación de víctimas de negligencias médicas que contaba con un abogado colaborador “especialista en negligencias en niños” quien, tras consultar un informe pericial, les dijo que “veía indicios de que había sido una negligencia”.

“Ahora el juez, al cabo de casi cuatro años, parece ser que nos ha dado la razón pero no nos la ha dado de pleno, el abogado pedía una cuantía (600.000 euros), esa cuantía el juez ha dicho que no porque claro, miran el bien que (los sanitarios) han hecho al niño al principio”, ha resaltado.

 

Comparte en tus redes sociales: