En una comparecencia ante los medios de comunicación en el Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz, el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha confirmado que, de momento, no se va a adoptar ninguna medidas drástica como el cierre de la ciudad o de determinadas zonas de salud, con lo que ha querido salir al paso de una serie bulos y noticias falsas que han estado circulan en las redes sociales y grupos de wasap y que han creado una alarma innecesaria entre los pacenses. “En este momento no es necesario un cierre de estas características”, ha sentenciado. Los brotes de Badajoz se consideran acotados y en situación de control.

Vergeles ha hecho un balance de la situación epidemiológica de la ciudad. Así, ha confirmado que el número de brotes oficiales declarados en la ciudad de Badajoz es de seis. En Badajoz hay en este momento, 129 casos confirmados por PCR y 712 contactos estrechos en seguimiento. De todos ellos, hay 48 positivos no asociados a esos 6 brotes. Ha destacado también que no hay ningún caso grave y que la mayoría de los positivos son asintomáticos.

Sin embargo, el vicepresidente ha asegurado que la suspensión de las visitas a las residencia de mayores de la ciudad va a continuar y se ha ampliado a todo el área de salud. Se trata de una población que hay que proteger porque cuando el virus entre en una residencia ya conocemos su letalidad.

500 PCR DIARIAS

El vicepresidente ha cifrado en 500 PCR las pruebas diarias que se están realizando por parte de la dirección de Salud del área. También ha asegurado que no se ha cerrado ningún establecimiento en la ciudad pero que sí ha habido desinfecciones en un bloque de viviendas, una cafetería y una guardería.

Por otra parte, el titular de Sanidad ha advertido que la mayoría de los brotes se han producido por una relajación en las medidas de seguridad, especialmente en el distanciamiento social y en el uso de mascarillas, obligatorio desde ayer. Por ello, ha recordado que el virus “está con nosotros, que ha venido para quedarse hasta que tengamos una vacuna, que las mascarillas son obligatorias y que esto es más serio de lo que parece”.

La llamada a la responsabilidad ciudadana, ha añadido, no es por fastidiar los veranos a nadie, sino que la relajación de unos pocos es la preocupación o la enfermedad de muchos, “algo que no nos podemos permitir”.

Comparte en tus redes sociales: