Extremadura es la Comunidad Autónoma que presenta los registros más elevados del país en porcentaje de vacunación contra la Covid-19, con un 25 por ciento de la población considerada vacunable a la que ya se le ha administrado la primera dosis y un 10 por ciento de la población vacunable que ya ha recibido las dos dosis.

Estos datos han sido ofrecidos por el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, quien ha comparecido en rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

El vicepresidente ha señalado que la Comunidad Autónoma está vacunando “a muy buen ritmo” y se ha mostrado satisfecho de que hasta la fecha se hayan podido administrar un total de 313.869 dosis. Un total de 223.623 personas han recibido ya la primera dosis, lo que representa un 25 de la población considerada “vacunable”, mientras que con las dos dosis son un total de 90.161 extremeños y extremeñas, casi el 10 de la población vacunable.

Por lo que respecta a los tramos de edad, un 98,8 de las personas mayores de 80 años está ya vacunado, un porcentaje que se sitúa en el 41 por ciento para las personas de entre 79 y 70 años de edad. Entre 69 y 60 años la tasa se cifra en un 36 por ciento de personas vacunadas. Una vez haya sido inoculado este último grupo, se continuará con el grupo de los trabajadores esenciales cuya vacunación se paralizó al modificarse la estrategia de vacunación por los “eventos trombóticos” relacionados con la vacuna de AstraZéneca.

El consejero ha pedido a los ciudadanos que confíen en las vacunas y que sigan colaborando en los tres objetivos que tiene marcados la consejería: adelantarse al virus acudiendo a los cribados; acotar al virus, aceptando las medidas administrativas que haya que tomar en cada momento; y combatir al virus acudiendo a los actos de vacunación.

El vicepresidente ha señalado que solo 383 personas han renunciado a ponerse la vacuna de Astrazeneca en la región, de la que se han inoculado 70.034 dosis, lo que representa un porcentaje “insignificante” en relación con el grueso de la población que sí ha confiado en la vacuna.

CONSEJO INTERTERRITORIAL

En relación con la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el consejero ha destacado “el trabajo intenso” que está realizando el Ministerio de Sanidad en colaboración con las comunidades autónomas respecto al certificado verde digital, con el que se pretende facilitar la movilidad internacional, así como garantizar la salud pública de las personas que se desplazan y retomar la actividad económica, especialmente en el sector del turismo.

El certificado verde digital, ha aclarado el consejero, consistirá en un código QR que puede llevar tres tipos de información: si la persona está o no vacunada, si ha pasado pruebas de infección activa, o si ha pasado la enfermedad de la covid y mantiene las defensas y los anticuerpos frente a esa infección. Será un sistema interoperable en todos los países de la UE.

Vergeles ha señalado que el objetivo es que el desarrollo de este sistema no vaya más allá de 6 semanas y que se pueda ofrecer al sector del turismo un certificado verde digital a finales de junio, con el código QR ya en funcionamiento.

En este sentido, Extremadura se ha posicionado a favor de formar parte del grupo de 7 comunidades autónomas que van a pilotar este sistema y ha propuesto que se estudie la aplicación de este sistema no solo en la movilidad internacional sino también en la movilidad nacional, con lo que se podría contar con una movilidad más segura.

BROTE CON POSIBLE VARIANTE BRASILEÑA

El consejero ha señalado que las cifras de incidencia del virus en Extremadura se mantienen en un ascenso moderado, achacable a la movilidad en Semana Santa, si bien ha informado de un episodio que nada tiene que ver con el turismo en esa semana.

Se trata de un brote de 23 casos positivos y 137 contactos cuyo origen es un grupo de 30 esquiladores uruguayos que llegaron a Extremadura después de entrar en España vía aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez el pasado 1 de abril. Estos profesionales habían sido contratados por un empresario extremeño y fijaron su residencia en una localidad de la región que no se ha especificado, si bien algunos de ellos se trasladaron a Portugal.

Según ha informado el consejero, las pruebas PCR que se les han realizado apuntan a que podría tratarse de la variante brasileña del virus, aunque el resultado de la secuenciación no se conocerá hasta el lunes próximo.

Estos profesionales, a pesar de que estaban en una localidad, han tenido contacto con 34 explotaciones ganaderas, lo que ha extendido la red de contactos estrechos. Esas explotaciones se encuentran en Esparragosa de Lares, Madrigalejo, Navalvillar Pela, Puebla de Alcocer, Talarrubias, Logrosán, La Coronada, Almoharín y Alburquerque.

Por otra parte, el brote ya se ha notificado al Ministerio de Sanidad para que recabe la información sobre la llegada de estos trabajadores, también del pasaje del avión, el autobús en el que se trasladaron al lugar de trabajo, todo ello con el objetivo de tener acotado el brote lo máximo posible. En este momento, todos los profesionales están aislados, la red de contactos trazada y se está a la espera de la secuenciación de las pruebas.

CAZA CONTROLADA

Por otro lado, José María Vergeles ha señalado que, atendiendo a una solicitud de la Federación Extremeña de Caza, a partir de esta mañana de jueves, se analizará la posibilidad de que se realicen las actividades cinegéticas necesarias para controlar las poblaciones de determinadas especies que pueden ser perjudiciales para la agricultura, la ganadería, la seguridad vial o ciudadana y también para prevenir la tuberculosis bovina.

Tras estudiar los informes solicitados por la Consejería, se podría permitir la caza dentro del horario del toque de queda, de forma excepcional, individualmente, respetando las medidas de seguridad y con la acreditación correspondiente de la Junta de Extremadura.

 

Comparte en tus redes sociales: