Extremadura cerró 2019 con un total de 52 donantes y 70 trasplantes, 17 y 30 menos que los registrados en 2018, debido al descenso en el número de trasplantes renales, que ha bajado de 69 a 39, según el balance de actividad de 2019 de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) hecho público este viernes.

De este modo, la tasa de donación por millón de población (pmp) baja del 64,5 del año 2018 a 49,1 del pasado año, un punto por encima de la media nacional, que se situó en 48,9.

A nivel nacional, España, líder mundial en donación y trasplante durante veintiocho años consecutivos, acaba con un nuevo récord: 2.301 donantes y 5.449 trasplantes, de los cuales un 24 por ciento se han realizado gracias al intercambio de órganos entre comunidades autónomas.

En Extremadura, de los 70 trasplantes, 39 fueron renales, una cifra que es la más baja de los últimos cuatro años, ya que en 2016 se realizaron 51, en 2017 fueron 54 y los citados 69 del año 2018.

En cuanto a los 31 trasplantes hepáticos, es la misma cantidad que en 2018, que ya fueron 8 más que los de 2017 y 2 más que en 2016.

En el conjunto de España, se alcanzaron un total de 2.301 donantes, 48,9 por millón de población (p.m.p), mientras que la tasa de trasplantes se sitúa en 116 p.m.p, con máximos históricos en riñón y pulmón.

Para la directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, estos datos demuestran la eficacia de las medidas del Plan Estratégico ’50×22′, puesto en marcha en 2017 con el objetivo de alcanzar los 50 donantes p.m.p. y los 5.500 trasplantes en el año 2022.

En total, en 2019 se realizaron 3.423 trasplantes renales, 1.227 hepáticos, 300 cardíacos, 419 pulmonares, 76 de páncreas y 4 intestinales.

Aumentaron en un 14% los trasplantes renales de donante vivo, con un total de 335 (frente a los 293 de 2018), lo que supone el 10 % del total.

A pesar de los datos, persiste un número importante de personas en lista de espera, pendientes de un órgano. A 31 de diciembre de 2019, se situaba en 4.889 pacientes, de ellos, 93 niños.

La donación en asistolia (en parada cardiorrespiratoria) se afianza como la vía más clara de expansión del número de trasplantes, con un total de 744 donantes, lo que supone un incremento del 18 % con respecto al año anterior.

En la actualidad, el 32 % de los donantes lo son en asistolia, es decir, 1 de cada 3, y más de 120 hospitales en todo el país, de 16 comunidades autónomas, están ya acreditados para este tipo de donación.

Los donantes fallecidos por accidentes de tráfico se sitúan en un 4,4%, uno de los más bajos de la última década.

En cuanto a la edad de los donantes, más de la mitad (56,4%) supera los 60 años, el 32% supera los 70 y un 8,5% los 80. La edad máxima de un donante efectivo se sitúa en 91 años lo que ha permitido realizar un trasplante de hígado.

Las negativas familiares se sitúan en un 14%. Este porcentaje se reduce a un 9,5 % en el caso de los donantes en asistolia.

En cuanto a los datos por comunidades autónomas, una de ellas, Cantabria, vuelve a liderar el ránking de donantes, con 89,7 p.m.p., seguida de País Vasco (65), Murcia (63,8) y Baleares (54,4).

Por otra parte, a 1 de enero de 2020, España cuenta ya con 420.730 donantes de médula ósea inscritos en el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO). De ellos, 36.108 se registraron en 2019, lo que supone un aumento de un 9,2 % respecto al año anterior.

Comparte en tus redes sociales: