El Hospital Universitario de Badajoz (HUB) ha implantado con éxito a dos pacientes un nuevo dispositivo de desfibrilador automático implantable (DAI) a la que se añade terapia de resincronización cardíaca (TRC). El HUB ha sido uno de los cuatro hospitales del mundo que la pasada semana han realizado este tipo de implantes. Junto al HUB, se han realizado implantes de este sofisticado dispositivo en dos hospitales franceses (Rennes y Marsella) y en uno alemán (Bad Nauheim).

 

Estos dispositivos DAI-TRC Abbott Gallant incluyen las tecnologías más avanzadas de control del ritmo cardíaco, así como nuevos beneficios para los pacientes con disfunciones del ritmo e insuficiencia cardíaca. Los aparatos ofrecen a los pacientes nuevas opciones con respecto a la monitorización remota, ya que incluyen conectividad con los smartphones a través de una app. Como beneficios adicionales cabría destacar un diseño orientado al paciente, así como mejoras en la longevidad de la batería y compatibilidad con los equipos de Resonancia Magnética (RM).

Los cardiólogos a menudo recomiendan la implantación de un DAI-TRC como terapia preventiva en pacientes que padecen de una función cardíaca reducida y quienes podrían estar a riesgo de sufrir ritmos cardíacos anormales que pongan en riesgo su vida. Estos ritmos anormales, también conocidos como arritmias ventriculares malignas, ocurren cuando el corazón late demasiado deprisa o en un ritmo caótico y desordenado que impide el bombeo normal de sangre en el corazón.

Los DAI-TRC están equipados con terapias y tecnología que permite restaurar el ritmo en los ventrículos del corazón en aquellos pacientes que tienen una función cardíaca reducida y que están desarrollando insuficiencia cardíaca a pesar de una terapia médica óptima, y además mejorar la eficacia en la contracción del ventrículo izquierdo.

El nuevo sistema Gallant enlaza con la aplicación móvil segura de la compañía Abbott: myMerlinPulse App para establecer una comunicación permanente e incrementar el compromiso médico-paciente. Por ejemplo, la app permite a los pacientes mantenerse en contacto con el equipo médico y acceder a la historia de transmisiones, así como al rendimiento del dispositivo. La app también permite a los pacientes solicitar su siguiente cita médica.

Gracias al uso de la aplicación los médicos pueden monitorizar estrechamente a los pacientes de manera remota, permitiendo la identificación de episodios asintomáticos, así como transmisiones activadas por los pacientes, que pueden ayudar a una intervención más rápida y mejorar la eficacia de los equipos médicos de seguimiento de los dispositivos.

“El impacto positivo de la monitorización remota se ha probado en repetidas ocasiones y aporta mejoras para los pacientes, así como en una reducción de la carga de trabajo en el sistema sanitario” indican los doctores que han realizado los implantes en el HUB, Joaquín Fernández de la Concha y Juan José García Guerrero. “El nuevo dispositivo permite a los pacientes estar en contacto con el hospital en cualquier momento, incluso cuando están de viaje, y refuerza nuestro compromiso para incorporar nuevas tecnologías avanzadas que mejoren el compromiso entre pacientes, cuidadores y profesionales de la salud”, señalan.

El proceso de diseño de los dispositivos por parte de la compañía fabricante ha sido realizado dentro de un estricto marco de seguridad durante el ciclo de vida del producto, que incluye los controles de ciberseguridad más avanzados, así como el concurso de expertos en ciberseguridad de la industria que han colaborado en el diseño y prueba de los sistemas de control. Según el fabricante, esto permite equipar a los dispositivos con la habilidad de actualizarse conforme la futura evolución en los riesgos en ciberseguridad.

Comparte en tus redes sociales: