El arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Celso Morga, ha enviado una carta a todos los sacerdotes de la archidiócesis en la que les pide generosidad con los que más sufren la situación creada por la pandemia. En la carta recuerda que la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española “ha invitado esta semana a los obispos y a los sacerdotes a entregar una parte de nuestro sueldo o una aportación fija durante un tiempo determinado para ayudar a quienes más sufren la crisis económica”.

Monseñor Morga indica además que esta iniciativa “se hace extensiva a toda la comunidad cristiana” y recuerda que “se puede canalizar por varias vías. Una de esas vías es el Fondo Diocesano de Comunión Fraterna, que hemos creado para auxiliar a nuestros hermanos más necesitados por la crisis del coronavirus”, además de otras, como “aportaciones periódicas de modo sencillo a las diversas instituciones eclesiales, incluidas las parroquias”.

El arzobispo reconoce que en estos momentos la Iglesia “está siendo un referente a todos los niveles por su implicación a la hora de ayudar a nuestra sociedad en estas circunstancias, incluso con la propia vida de nuestros hermanos sacerdotes”. El Secretario General de la CEE, Mons. Luis Argüello, ha cifrado en 70 sacerdotes diocesanos en activo los fallecidos por la pandemia del COVID-19, aunque son más los que han fallecido en residencias y casas sacerdotales por esta enfermedad. Don Celso pide la oración por el eterno descanso de los fallecidos por esta pandemia.

Comparte en tus redes sociales: