La Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX) ha valorado muy negativamente los datos de paro registrado conocidos hoy, al considerar que al problema estructural que ya sufría Extremadura se ha sumado la coyuntura derivada de la crisis sanitaria “que ha agotado la capacidad de aguante de las empresas”.

Según señala Javier Peinado, Secretario General de la CREEX, es significativo que en diciembre, un mes en el que generalmente subía el empleo y el número de cotizantes a la Seguridad Social, se incremente el paro, “y, sobre todo, nos preocupa el dato interanual, con un 11,45% de incremento del desempleo respecto a diciembre de 2019, alejándonos de esa cifra de los 100.000 parados, lo que supone destruir todo el empleo generado en dos años”.

A su juicio, se vuelve a abrir la brecha de Extremadura con la media española: “al principio, aguantamos algo mejor por el peso del sector primario y la Administración pública, pero ya no. Además, está claro que la figura de los ERTE ya no sirve, se le han puesto tantos condicionantes y limitaciones que las empresas apenas están recurriendo a ellos”.

Por ello, Peinado aboga por volver a las condiciones y exoneraciones totales de cuotas a la Seguridad Social que se dictaron en marzo, y eliminar el blindaje de seis meses sin poder despedir tras un ERTE. “El dilema no es si se mantiene todo el empleo o una parte, por desgracia, empleo se va a perder; el dilema es si mantenemos vivas las empresas, aunque tengan coyunturalmente que reducir plantilla, para que puedan volver a contratar cuando esto acabe, o las abocamos al cierre, y entonces no se salvará ni un empleo y se tardará como mínimo dos años en empezar a recuperarlo”.

Según explica, las medidas para salvar todo el empleo posible y mantener vivo el germen de las empresas pasan por ERTE con exoneraciones totales de cuotas y sin obligación de mantener el empleo en los seis meses siguientes y ayudas directas eficaces y suficientes.

“Tengamos en cuenta que ahora está terminando el periodo de obligación de los seis meses sin despedir de los primeros ERTE, y me temo que con la actuación que ha tenido el Gobierno, o rectifica y modifica la norma actual, o empezaremos a ver repuntes muy significativos del desempleo y cierres masivos de empresas”, augura.

El Secretario General de CREEX valora positivamente el sentido de las ayudas directas articuladas por la Junta de Extremadura en el seno del diálogo social, pero señala que la cuantía total es insuficiente: “se necesitaría mayor dotación y que se abriese el abanico de posibles beneficiarias, porque de otro modo, la situación va a ser catastrófica para la actividad y el empleo”.

En este sentido, apela al Gobierno de España, cuya actuación hasta ahora califica como muy decepcionante: “esta crisis nos ha cogido en el peor momento, con un Parlamento fragmentado y un Gobierno de coalición con diferencias internas tremendas, que actúa a tirones, con un paso adelante y dos atrás, y eso se traduce en el caos y la ineficiencia de las medidas”.

Por el contrario, valora la actuación de la Junta, “con un Ejecutivo fuerte y solvente, que actúa con agilidad, sensatez y altura de miras, aunque está lastrado por sus limitaciones competenciales y financieras”.

 

 

 

 

Comparte en tus redes sociales: