La Junta de Extremadura mantiene como prioridades ante la crisis del coronavirus”en primer lugar” a la Sanidad, a través del destino de “todos” sus recursos para “garantizar la salud y la vida de los ciudadanos”, y en “segundo lugar” al sostenimiento de familias y empresas.

Al mismo tiempo, la Administración regional trabaja “intensamente y cada día” en la elaboración de las “bases necesarias” para la articulación de “un gran pacto” a nivel regional para hacer frente a las necesidades derivadas de la crisis del coronavirus, y que a su juicio debe alcanzarse también a nivel europeo y nacional.

“Es primero necesario un gran pacto europeo, porque Europa en esta crisis se juega mucho, y las instituciones europeas me constan que están trabajando”, ha señalado este martes la vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, en una entrevista en Canal Extremadura Radio.

Al mismo tiempo, ha recalcado que también “hace falta un gran pacto de país” y “hace falta un pacto de región”, porque “dadas las circunstancias y la gravedad de la crisis quien no esté dispuesto a aportar su inteligencia, sus perspectivas, sus alternativas, incluso sus críticas, se quedará fuera de algo que los ciudadanos están demandando”.

En este marco, ha pedido a todas las formaciones de la oposición que abandonen su “ejercicio irresponsable” de reclamar que “hay que gastar más” pero sin decir “de dónde hay que ingresar más”.

Así, ha subrayado que “cada vez es más importante” tender “claro” que “España no es la suma de 17 comunidades autónoma” sino “un país” en el que “todos los gobiernos, el de la nación, los autonómicos y los municipales van a empeñar todas sus fuerzas y recursos en salir de esta crisis sanitaria, social y económica”.

GASTO

En cuanto a gasto realizado durante la crisis del coronavirus, ha destacado que la Junta de Extremadura tiene “monitorizado” todo el dinero destinado, de tal manera que entre los meses de marzo y abril ha destinado ya 31,5 millones de euros a “pagos sociales” (con 4 millones para Renta Básica, más de 16 millones a ayudas a la Dependencia, 3 millones a pensiones no contributivas, 7 millones al concierto de plazas residenciales).

Además, ha incidido en que el conjunto del primer trimestre del año la Junta ha realizado pagos por valor de 2.178 millones de euros, en cuestiones como transferencias, subvenciones, pago de facturas, nóminas y gasto sanitario, lo que a su juicio “deja muy claro que la Junta de Extremadura está funcionando en circunstancias excepcionales pero dando respuesta a las cuestiones que se van planteando, desde el gasto sanitario al gasto social”.

En esta línea ha subrayado también que “toda la administración está trabajando a pleno rendimiento para que ninguna factura se quede atrás, para que todas las transferencias se realicen, para que se atiendan los compromisos”.

“Cada factura que no esté pagada me preocupa, nos preocupa” pero “el volumen de pago realizado da idea de una administración que funciona, que se ha sabido adaptar a las nuevas circunstancias” y que “tiene el compromiso de responder mejor y de manera más ágil”, ha aseverado.

Al mismo tiempo, ha incidido en que el gasto realizado “es todo presupuestario” porque “lo que se hace en un momento como éste es destinar recursos de unas partidas que estaban contempladas a otras que lo necesitan ahora” ya que la Junta “como cualquier familia funciona con un presupuesto”.

Al respecto, sobre una posible modificación del Presupuesto extremeño de este año, Blanco-Morales ha recordado que la Junta ya ha aprobado un decreto ley donde se autoriza a la Consejería de Hacienda “a hacer cuantas modificaciones presupuestarias sean necesarias para atender a los gastos derivados de la crisis sanitaria”.

INGRESOS

Sobre previsión de ingresos para hacer frente a la crisis, la vicepresidenta primera ha explicado que “de momento” la comunidad cuenta con las diferentes entregas a cuentas que se van realizando desde el Estado, y ha recordado que en la Conferencia de Presidentes del pasado domingo ya se anunció que se iba a “adelantar la financiación que necesitan para tener las CCAA para tener liquidez”.

En todo caso, ha subrayado que “esto es un trabajo de país, no de una comunidad autónoma”, de tal modo que dada la vertebración de la Hacienda Pública nacional “lo tendremos que hacer todos juntos” con el Gobierno de la nación.

Tras destacar también que Extremadura “de momento no” tiene “tensiones de tesorería”, ha reiterado que en todo caso “tendremos que buscar entre todos la mejor solución para responder en todo caso a las necesidades de gasto de la crisis sanitaria y de la crisis social y económica”.

Sobre si la Junta de Extremadura se plantea una reforma fiscal para hacer frente a las necesidades de la crisis, Blanco-Morales ha dicho que “ahora no es momento sino de atender la crisis sanitaria”.

“Tanto las cuestiones fiscales como del modelo de servicios públicos, especialmente lo sanitario, la atención a la subsistencia de las familias, pasan por un gran pacto europeo, nacional y regional”, ha reiterado.

REGRESO AL TRABAJO PRESENCIAL

Por otra parte, ha reconocido que la Junta de Extremadura, en cuanto a la vuelta progresiva de los empleados públicos en la región a sus trabajos presenciales, “no se plantea a corto ni a largo plazo nada que no venga ordenado por el Gobierno de la nación en eso que se ha dado en llamar la desescalada”.

“Creo que es prematuro hasta tanto no se conozcan cuáles son los datos. Se ha establecido un plazo que lo estableció el Gobierno de la nación, que es el competente en estas circunstancias y nosotros iremos tomando las medidas a medida que ese plan de desescalada se vaya plasmando en actuaciones concretas que debamos implementar los diferentes niveles de administración en España respecto de nuestros trabajadores”.

En todo caso, ha afirmado que en la desescalada “tendrán un papel muy importante” las diputaciones y los ayuntamientos, a los que “le corresponderá un papel de colaboración que en Extremadura ya están cumpliendo satisfactoriamente”.

TELETRABAJO

Por otra parte, sobre el teletrabajo en la Administración pública extremeña, Blanco-Morales ha explicado que el cien por cien de los números de atención telefónica están activos, así como que más del 60 por ciento de los empleados públicos tienen desviados sus teléfonos corporativos para trabajar.

Asimismo, hay más de 5.000 empleados públicos extremeños trabajando en remoto desde sus casas, y aproximadamente 1.500-1.600 lo hacen conectados directamente a las infraestructuras corporativas.

De igual modo, sobre si habrá que plantear recompensas a sanitarios, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, transportistas, trabajadores de supermercados, etcétera, cuando pase la crisis, la vicepresidenta primera ha señalado que ésta “es una cuestión que habrá que estudiar como tantas otras” porque “tendrán que ser considerados como merecen”.

También, en cuanto a si la protección de los empleados públicos está siendo el adecuado para evitar el contagio de coronavirus, ha dicho que “la Junta reconoce que ha habido dificultades de suministro en España como lo ha habido en el resto del mundo”, aunque incide en que se mantiene el “compromiso” para facilitar todo lo que sea necesario.

Finalmente, sobre si mantiene la Junta su compromiso de abonar en mayo la subida salarial del 2 por ciento a empleados públicos, Blanco-Morales ha señalado que “en estos momentos el principal compromiso de la Junta de Extremadura es atender a las necesidades de la sanidad pública para garantizar la salud de los extremeños y las extremeñas”.

Comparte en tus redes sociales: