La ciudadanía ha hablado, y quienes se equivocarían serían los partidos políticos si no saben leer qué es lo que les han dicho, que quieren grandes acuerdos que den estabilidad y moderación en estos tiempos difíciles que ya se atisban”, con estas palabras ha resumido el secretario general de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX), Javier Peinado, el escenario que se dibuja tras las elecciones de ayer.

En su análisis, Peinado ha asegurado que el panorama político nacional “lejos de aclararse, se ha vuelto aún más complicado, y es de esperar que todos los partidos tomen nota de este fracaso, puesto que todos han fracasado, incluso el PSOE, que sí, ha ganado, pero retrocede y no cumple las expectativas que se marcó con esta convocatoria”.

El dirigente de la organización empresarial más representativa de Extremadura ha señalado como consecuencia negativa del resultado electoral “que estamos ante un Parlamento aún más fragmentado, y con más intereses territoriales sobre la mesa, no solo los de nacionalistas e independentistas, con lo que existe riesgo de que cada cual tire para su territorio, y esto vaya en contra del interés general y del de regiones como la nuestra, que siempre ha sido leal a la idea de España como Estado y como proyecto común”.

Ante esta situación, Peinado ha insistido en la necesidad de pactos transversales, que dejen de lado intereses partidistas, siglas y planteamientos ideológicos cerrados, “y puedan llegarse a acuerdos en materias importantes, sin que sean los extremismos, independentismos o intereses territoriales los que marquen el paso”.

El secretario general de la CREEX ha apuntado también que no es función de las organizaciones empresariales marcar a los partidos con quién deben pactar o no, pero sí analizar el panorama general “en el que podemos asegurar que Extremadura sale perjudicada por la atomización del arco parlamentario y los intereses territoriales, que pueden hacer que la solidaridad no prevalezca, por lo que debemos aferrarnos a la Constitución como hoja de ruta”, y también abogar por lo que ya se reclamó tras las elecciones de abril: un gobierno estable, moderado y con altura de miras.

Respecto a cuestiones muy particulares, como la irrupción de Teruel Existe o el ascenso de Vox, Peinado ha señalado, en el primer caso, que habrá que ver cómo funciona la experiencia “pero desde el sector territorial tenemos dudas de que sea positivo para el conjunto del Estado, donde la fuerza está en la unidad”, y en el segundo que hay que respetar la voluntad de los ciudadanos, “al margen de lo que cada cual opine de sus postulados”, y que, como organización, la CREEX solo debe estar pendiente para, en el caso de que la formación de Abascal tuviese influencia en la acción de gobierno “trasladarle nuestras propuestas, recogidas en el documento ’13 Retos y 100 Soluciones’, e intentar que las impulsen en los foros de decisión adecuados”.

Comparte en tus redes sociales: