El Consejo de Gobierno ha autorizado este miércoles la firma de un convenio de colaboración con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para el desarrollo de un Plan de Empleo de Extremadura, dotado con 15 millones de euros, de acuerdo con lo establecido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021.

 

Así lo ha anunciado en rueda de prensa la consejera de Igualdad y portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, quien ha recordado que la transferencia de esos 15 millones está incluida en la disposición decimonovena de los presupuestos generales del Estado y tienen como objetivo establecer medidas de “empuje y de discriminación positiva” para una región, como Extremadura, que cuenta con un problema de paro estructural.

Esos fondos adicionales, ha añadido Gil Rosiña, se suman al esfuerzo que ya hace la Junta con sus presupuestos, al tiempo que ha asegurado que esos 15 millones de euros se destinarán especialmente al empleo joven y atendiendo a la Estrategia de Empleo de Extremadura que se firmó en el mes de noviembre de 2020 con los agentes sociales y económicos.

Para informar con más amplitud del contenido del Plan y del destino de esos fondos comparecerá mañana jueves en el pleno de la Asamblea de Extremadura la consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez.

PLAN CORRESPONSABLES

La consejera ha valorado además la importancia del acuerdo del Consejo de Ministros del pasado martes por el que se daba el visto bueno al llamado Plan Corresponsables, también incluido en los Presupuestos del Estado, un instrumento que ha calificado como “necesario para dar respuesta a los muchos problemas que ya teníamos y que la crisis de la covid ha venido a profundizar”.

El Plan Corresponsables, ha explicado, pretende dar una respuesta concreta “a la falta de políticas públicas de corresponsabilidad para que las familias puedan atender a sus hijos menores”, especialmente en el caso de las mujeres, que son, ha dicho, “quienes se ven abocadas a renunciar en una determinada edad a su trabajo, a sus sueños profesionales, su ascenso y su carrera profesional para pedir excedencia o para salir del mercado de trabajo y atender la crianza de los hijos que tan difícil es para las familias”.

El plan, según ha detallado, cuenta con un presupuesto de 190 millones de euros, de los cuales 9,7 millones son los que están presupuestados para Extremadura, “un dinero importante”, ha valorado, “al que le vamos a sumar el millón que ya tenía la Consejería de Igualdad y Portavocía en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma”, es decir, ha puntualizado, más de 10 millones de euros en total para políticas de conciliación.

Gil Rosiña ha avanzado que su departamento ya trabaja en la elaboración de un plan con el que se pretende que surjan cooperativas y empresas de economía social en el ámbito de los cuidados y “sacar de la economía sumergida” ese tipo de trabajos que “fundamentalmente es un empleo feminizado de nuestra Comunidad Autónoma”.

En este sentido, ha afirmado que la Consejería de Igualdad ya trabaja en colaboración con distintos departamentos de las consejerías de Educación y Empleo y de Economía, Ciencia y Agenda Digital para poner en marcha ese plan una vez se reciba la transferencia del Estado.

Gil Rosiña ha manifestado que, tras la experiencia de la convocatoria de ayudas para contratar a personal para el cuidado de los hijos, realizada el año pasado y en la que solo hubo cinco solicitudes, ahora se plantea otro tipo de incentivos que tomarán como modelo la Ley de la Dependencia.

Ese modelo, ha recordado, sirvió para ofertar planes formación para capacitar a las mujeres y permitió que surgieran muchas cooperativas y empresas que ya llevan años trabajando en todo lo relacionado con la Ley de la Dependencia, “un camino que la Junta de Extremadura hizo bien” y en el que siempre contó con la ayuda de los ayuntamientos.

UN AÑO DE COVID-19

Por otro lado, en relación con el aniversario del decreto del Estado de Alarma por la Covid-19, que se cumplirá el día 14 de marzo, y tras valorar la crisis sanitaria como “una gran pesadilla”, Gil Rosiña ha manifestado que el único balance del Ejecutivo es el reconocimiento “al conjunto de la sociedad extremeña” y a los profesionales que lleva un año haciendo frente a la pandemia.

La consejera, que ha querido realizar un “balance sin datos, porque los datos son, en su inmensa mayoría, crueles”, ha insistido en la necesidad de volcar los esfuerzos en unos servicios públicos de calidad que lleguen al conjunto de los ciudadanos y “que no dejen a nadie atrás”.

Además, ha destacado “el gran papel” de los alcaldes y alcaldesas de la región, muchos de los cuales accedieron por primera vez al cargo en las elecciones de 2019, y que han tenido que hacer “un esfuerzo extraordinario para dar respuesta” a la crisis, con el “dolor” añadido de la pérdida de muchos de sus vecinos.

Gil Rosiña ha concluido recordando que la pandemia “no ha terminado”, lo que no obliga, ha dicho, “a seguir estando vigilantes” y a pedir a la ciudadanía extremeña “la máxima prudencia”.

Comparte en tus redes sociales: