La Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX) ha criticado los nuevos recortes de horario que sufrirán bares, restaurantes y locales de ocio nocturno de la región en las próximas fiestas de Navidad, a pesar de ser uno de los periodos más importantes para la facturación de estas empresas a lo largo del año y en la que se crean numerosos puestos de trabajo.

El secretario general de la CREEX, Francisco Javier Peinado, considera que es “fundamental encontrar un equilibrio entre el descanso vecinal y el ocio nocturno, pero hemos llegado a punto en el que se demoniza al sector hostelero y se les limitan en exceso los horarios de cierre, pese a que se trata de instalaciones reguladas que cumplen con las normas de insonorización y la prohibición de dispensar alcohol a menores”.

Además, Peinado advierte de que acotar de ese modo el horario de cierre en estos días “no va a solucionar el problema, al contrario, porque es absurdo pensar que las personas con ganas de fiesta se van a ir a su casa a descansar. Lo que pasará es que se multiplicarán las molestias y el ruido que supuestamente se quiere combatir, ya que estas personas seguirán la fiesta por calles y plazas”.

De este modo, el ruido se trasladará el ruido del interior de locales regulados y aislados acústicamente a los espacios públicos, dando lugar a más malestar de los vecinos y perjudicando el empleo que se genera estos días en los establecimientos.

En este sentido, el secretario general de la CREEX demanda a las Administraciones una “mayor lucha activa y eficaz” contra el botellón, que perjudica seriamente a los empresarios del sector y que provoca situaciones de ruido, suciedad, peligrosidad e ilegalidad por el consumo de alcohol por parte de menores de edad.

Según se publicó en el DOE el pasado noviembre, los establecimientos hosteleros y de ocio solo podrán abrir toda la noche en Nochebuena y Nochevieja, eliminando este año la posibilidad de hacerlo en la víspera del Día de Reyes (5 de enero).

Asimismo, se permite que cierren más tarde durante un periodo de 16 días, dos menos que las Navidades anteriores, cuando el sector ya sufrió un considerable recorte respecto a años anteriores, cuando los horarios se ampliaban desde el 1 de diciembre hasta después de Reyes.

Comparte en tus redes sociales: