Se trata de cuatro Bombas Urbanas Pesadas y una Forestal adjudicados por un importe cercano a los dos millones de euros

  El Consorcio Provincial para la Prevención y Extinción de Incendios de la Diputación de Badajoz, CPEI, ha presentado cinco nuevos vehículos para prestar servicios de emergencia con los que fortalecer la capacidad de los efectivos para solventarlos con eficiencia y calidad en todo el territorio provincial. Por ello, el diputado provincial del Consorcio, Juan Manuel Ortiz, acompañado por el gerente del mismo, José Antonio Palanco, ha indicado que “estamos de enhorabuena con estos nuevos vehículos que van a ayudar en los siniestros que se sucedan en la provincia, además de aumentar la seguridad de los efectivos de bomberos”.

Fruto de la política de renovación del parque móvil en el que el CPEI se encuentra inmerso, los vehículos presentados son cuatro Bombas Urbanas Pesadas (BUP), con una inversión de 1.600.000 euros, y una Bomba Forestal Pesada (BFP) con un coste de 290.000 euros. “Son cinco vehículos que se han adjudicado por un importe de 1.881.550 euros”, ha reiterado el diputado, que serán distribuidos de la siguiente manera: los cuatro BUP se ubicarán en los parques de Almendralejo, Don Benito-Villanueva, Puebla de la Calzada y Llerena, mientras que para la BFP se ha pensado en Azuaga.

Destaca Ortiz que “con estos camiones se viene a mejorar y a completar la flota móvil de vehículos de emergencias con la que ya cuentan estos y los otros parques”. Apuntando algunas características de estos vehículos, indicar que respecto a las BUP se trata de un modelo P450, marca Scania, con doble cabina, tracción 4×2 con una potencia de 450 CV y capacidad de agua de 3500 litros. Es, además, adecuado para el desplazamiento de hasta 6 bomberos en la extinción de incendios urbanos y en las labores de rescate y salvamento de personas que se vean envueltas en situaciones de riesgo como accidentes de tráfico, inundaciones, derrumbamiento, rescates en altura o limpiezas de calzadas.

Añade el diputado del CPEI que “para cumplir el cometido anterior va dotado con amplia gama de equipos y herramientas versátiles de última generación, con las máximas prestaciones a nivel de seguridad y calidad y respetuosas con el cuidado del medio ambiente, todo ello ubicado en bandejas extraíbles o armarios libro, que se iluminan automáticamente mediante barras de tipo LEDs”.

A estas características se añade el equipo completo de excarcelación eléctrico a batería sumergible en agua, que permiten rescates de mayor calidad con herramientas más autónomas, más ligeras, sin manguitos y ni ruidos innecesarios. Incluye materiales de última generación. Completa el suministro todo lo necesario para el salvamento, el rescate y la extinción. A su vez, los asientos están equipados con equipos de protección respiratoria, airbags para todos los ocupantes del vehículo, cámaras de vídeo trasera y delantera de grabación ininterrumpida y armario COVID de limpieza y desinfección, “equipamiento que tiene como prioridad la seguridad y la prevención de riesgos laborales de nuestros bomberos y bomberas”, añade el diputado.

  Bomba Forestal Pesada

Respecto a la BFP, que está destinada al parque de bomberos de Azuaga, se trata de un camión de tracción 4×4 todo-terreno preparado para moverse por todo tipo de terrenos. El vehículo permite ser remolcado por delante y dispone de dos dispositivos traseros anclados debidamente al chasis y capaces de soportar el arrastre del vehículo en plena carga. Son idóneos para intervenciones difíciles por dureza y versatilidad mecánica, maniobrabilidad, capacidad de tracción y prestaciones motrices y de carga, por lo que resultan indispensable para todo servicio de bomberos, ha especificado Juan Manuel Ortiz.

Del mismo modo, permitirá en terreno embarrado transitar al ralentí mediante un mando especifico, con cabina abatible hacia delante mediante bomba hidráulica manual. Dispone de cinco plazas, una para el piloto y cuatro para acompañantes. Otros recursos son un sistema antivuelco, otro de aire respirable en cabina y el de protección contra el vuelco lateral o longitudinal, elementos que evitan accidentes o, en caso de que ocurriese, minimiza la gravedad de los mismos.

El diputado provincial lo resume en un vehículo adecuado para situaciones de extinción que requieren el máximo volumen de agua y para intervenciones de tipo: incendios forestales, de pastos, cunetas, tierras de cultivos, rescate en inundaciones y actuación en entornos rurales de diversa índole, pues cuenta con un depósito con una capacidad de 3.500 litros de agua.

Ortiz ha querido especificar que, lamentablemente, “en Extremadura tenemos últimamente muchas de estas experiencias que, con frecuencia, suelen producirse en zonas de muy difícil acceso donde los bomberos y los equipos contraincendios se encuentran con muchos problemas para poder llegar hasta las llamas. Para facilitar la lucha contra este tipo de fuegos hemos adquirido estas BFP que podrán transportar el agua a donde haga falta”.

Precisar igualmente que al tratarse de vehículos especiales destinados a las emergencias cuentan también con señalización acústica y óptica, elementos imprescindibles cuando están destinados al salvamento y las emergencias.

Como todas las herramientas, equipos y vehículos que adquiere el Consorcio, una vez que se ha hecho entrega de estos vehículos y antes de su uso, se organizan en los diferentes parques una formación “que tiene como objetivo conocer el manejo concreto del vehículo, sus partes integrantes, elementos de mecánica y mantenimiento y, por supuesto, los aspectos relativos a los riesgos laborales y a su prevención, buscando con todo ello prolongar la vida útil de estos camiones”, recuerda el diputado, todo ello con la finalidad de disponer de vehículos del siglo XXI donde prima la seguridad y las nuevas tecnologías.

 

Comparte en tus redes sociales: