El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) de Extremadura ha pedido a las autoridades sanitarias y sociales, de ámbito estatal y autonómico, que prioricen la aplicación de pruebas diagnósticas rápidas de coronavirus a las personas con discapacidad que residen en instituciones colectivas y a los trabajadores que las apoyan y atienden, como población “diana en riesgo extremo”.

A través de una nota de prensa, pide también que estos test rápidos se extiendan a las personas con discapacidad que viven en sus domicilios que por sus grandes necesidades de soporte reciben apoyos por parte de asistentes personales y otros profesionales de la atención social directa, así como a estos mismos trabajadores.

A juicio del Cermi, la declaración oficial como servicios esenciales en esta crisis de salud pública de los distintos sectores sociales, entre ellos discapacidad y personas mayores, justifica esta priorización en la puesta en práctica del diagnóstico rápido del coronavirus, que permitirá dar “respuestas preventivas, de contención y asistenciales más rápidas y eficaces”.

Finalmente, tras apuntar que los poderes públicos disponen de la información sobre la identificación y localización de los recursos residenciales y de apoyo a la autonomía personal de personas con discapacidad, entiende que “no hay excusa para actuar con inmediatez, desplegando campañas de diagnóstico amplio en estos ámbitos de la atención social”.

Comparte en tus redes sociales: