• Se les interceptó en un control de movilidad intermunicipal sanitaria COVID, cuando circulaban por el municipio pacense de La Alcazaba.

 

  • Portaban cada uno de ellos tres carabinas cargadas y dispuestas para su uso con las que supuestamente dieron muerte a las aves.

 

  • Ocultaban las  aves que acababan de dar muerte en el habitáculo de la rueda de repuesto

 

  • Acción delictiva que se agrava por la muerte de dos de las especies que se encuentran protegidas por su interés especial

 La Guardia Civil de Guadiana instruyó diligencias a tres vecinos de Puebla de Obando, todos ellos miembros de una misma familia, como presuntos autores de un delito contra la fauna.

Dentro de los dispositivos de control de movilidad intermunicipal motivada por la emergencia sanitaria establecida por la COVID19,  el pasado martes, en el termino municipal de La Alcazaba se interceptó un vehiculo ocupado por tres vecinos de Puebla de Obando, miembro de una misma familia quienes  portaban una carabina cada uno de ellos. Una de las armas con mira telescópica

En la inspección de las citadas armas, se pudo comprobar que iban cargadas y dispuestas para su uso, hecho que hizo sospechar que las estarían utilizando para la caza ilegal de animales.

Tras el registro minucioso del turismo, los agentes hallaron ocultas en el habitáculo de la rueda de repuesto, una perdiz, una tórtola, tres gorriones, un carbonero y un pinzón común que acababan de abatir. Las dos ultimas especies se da la circunstancia agravada que están protegidas con interés especial.

Ante los citados hechos delictivos, se les intervinieron las carabinas e instruyó diligencias por un delito contra la fauna.

También se les denunció por incumplir las medidas de restricción de movilidad intermunicipal adoptadas frente a la emergencia sanitaria COVID.

Comparte en tus redes sociales: