• La necropsia realizada confirmó que el animal fue abatido por una escopeta de caza al hallarse perdigones de cartucho en su cuerpo

• Se trata de un ejemplar juvenil que nació en libertad gracias a la descendencia de unos padres introducidos en el medio natural por el Proyecto LIFE “IBERLINCE”.

• Se ha procedido a la detención de dos personas, el autor del disparo relacionadas con la muerte de un Lince Ibérico en Don Benito

El ejemplar fue descubierto parcialmente enterrado, en avanzado estado de descomposición, en uno de los dispositivos desplegados por el
Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), de dos Linces Ibéricos desaparecidos en el Paraje “Sierra de la Ortiga” de Don Benito.

Fruto de este dispositivo, un perro del Servicio Cinológico de la Guardia Civil experto en la búsqueda de cadáveres, localizó posteriormente, el lince fue embolsado y precintado para su envio al laboratorio para hacerle la correspondiente necropsia, al objeto de poder determinar la causa de la muerte.
Se trata de un ejemplar juvenil que nació en libertad gracias a la descendencia de unos padres introducidos en el medio natural

A raíz de tales hechos, se iniciaron gestiones del acotado con el Servicio de Recursos cinegéticos y piscícolas de la Junta de Extremadura, y con la Sección de Vida Silvestre de la Dirección General de Sostenibilidad de la Junta de Extremadura,

Aunque en primera instancia, se pensaba que los dos linces desaparecidos habían dejado su lugar de nacimiento por dispersión natural, técnicos del Proyecto LIFE habían alertado desconocer su  paradero desde el pasado mes de enero porque en el seguimiento
satelital del collar, con dispositivo emisor de señales, dejaron de ubicarlos en compañía de sus hermanos.
Al recibir el informe de la necropsia solicitidad al Centro de Fauna Silvestre “Los Hornos” de Sierra de Fuentes (Cáceres), su
resultado indicó que la causa de la muerte del lince fué “un traumatismo originado por disparo”, y que en su cuerpo existían alojados “78
proyectiles de cartucho, munición habitualmente utilizada menor”. Igualmente, en otro informe emitido por el Centro de  Diagnóstico de Málaga, sobre el estudio de las larvas del cadáver se expresó que la datación de la muerte del animal se incluye dentro del periodo indicado en la necropsia.

A partir de aquí, la investigación realizada para averiguar la autoría del suceso, concluyo con la identidad de la persona implicada. Asimismo  también permitieron identificar a la persona que enterró al animal con el fin de ocultarlo, por indicación expresa del anterior cazador.

El Lince Ibérico (Lynx pardinus) es “el felino más amenazado del mundo”, según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza), y está catalogado “EN PELIGRO DE EXTINCIÓN” por diversa normativa de aplicación internacional, europea, nacional y
autonómica.
Los agentes continúan con las investigaciones para hallar al otro lince no localizado, hermano del anterior, al poder correr igual destino que éste, pues ambos especímenes descienden de los mismos  descienden de los mismos progenitores.

El operativo fue desarrollado por efectivos del SEPRONA del Castuera, y un guía canino procedente de El Pardo (Madrid), asistido
por el perro “TIÉTAR”, especializado en la detección de cadáveres, en todo momento se contó con la colaboración de Técnicos
medioambientales de la Junta de Extremadura.

Comparte en tus redes sociales: