Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Cáceres han detenido los pasados 23 y 24 de agosto a siete hombres y dos mujeres, pertenecientes a un grupo criminal, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, concretamente tráfico de drogas, y que actuaban en Cáceres, Salamanca, Mérida y Sevilla.

La ‘Operación Dumbo’ se inició en el mes de junio, cuando el grupo de estupefacientes de la Comisaría de Cáceres recibió informaciones referentes a un clan familiar que estaría distribuyendo grandes cantidades de cocaína, marihuana y hachís en la ciudad de Cáceres.

Los agentes, desde ese momento, centraron las investigaciones en la identificación de los miembros de este grupo, consiguiendo su objetivo y estableciendo los roles que cada investigado asumía, disponiendo de encargados del transporte de la sustancia hasta la ciudad de Cáceres, su distribución entre las diferentes casas en las que se guardaba o vendía y, finalmente, el blanqueo de los beneficios procedentes de la venta.

Los agentes se han encontrado con “enormes dificultadas” debido a las medidas de autoprotección que adoptaba este clan familiar en su actividad ilícita, como conducir a gran velocidad sin respetar límites ni señalización, uso de vehículos lanzaderas en el transporte de sustancias estupefacientes y varios colaboradores, incluyendo inmuebles donde ocultar la sustancia, con el único fin de evitar posibles acciones policiales.

Los agentes durante la investigación, se percatan de un alto nivel de vida, haciendo uso de numerosos vehículos, vistiendo ropas de primeras marcas, motocicletas exclusivas y siendo vistos continuamente en establecimientos de hostelería, ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

Asimismo en el estudio patrimonial de los bienes que poseen, han podido comprobar cómo sin tener ingresos legales, los miembros del clan han adquirido numerosos inmuebles, con el objetivo de tratar de blanquear con ello los bienes procedentes del tráfico de drogas.

Fue en una de estas vigilancias discretas, concretamente el pasado día 23 de agosto, cuando se detecta un desplazamiento a la localidad de Olivares (Sevilla) de los máximos responsables del clan, en un primer vehículo un matrimonio y en el segundo el hijo de estos.

Durante todo el trayecto de regreso a la ciudad de Cáceres, viajó en primer lugar el matrimonio, como vehículo lanzadera, encargado de avisar de la posible presencia policial al turismo que precedía.

Esto llevó a pensar a los agentes actuantes que el segundo vehículo podría transportar algún tipo de sustancia, adquirida en la localidad sevillana, por lo que establecieron un dispositivo control policial, con la intención de parar este turismo, aunque el investigado trató de eludir dicho dispositivo huyendo de la ciudad.

Fue en una de estas vigilancias discretas, concretamente el pasado día 23 de agosto, cuando se detecta un desplazamiento a la localidad de Olivares (Sevilla) de los máximos responsables del clan, en un primer vehículo un matrimonio y en el segundo el hijo de estos.

Durante todo el trayecto de regreso a la ciudad de Cáceres, viajó en primer lugar el matrimonio, como vehículo lanzadera, encargado de avisar de la posible presencia policial al turismo que precedía.

Esto llevó a pensar a los agentes actuantes que el segundo vehículo podría transportar algún tipo de sustancia, adquirida en la localidad sevillana, por lo que establecieron un dispositivo control policial, con la intención de parar este turismo, aunque el investigado trató de eludir dicho dispositivo huyendo de la ciudad.

Con este operativo se han desarticulado tres cultivos indoor e intervenidos 84 kilogramos de marihuana, 14 kilogramos de hachís, tres pistolas (dos del calibre 9mm y una detonadora), tres escopetas del calibre 12, una carabina de calibre 6.35mm, dos puñales de grandes dimensiones, cinco vehículos y una motocicleta, así como los diferentes útiles necesarios para la venta, distribución, el cultivo de la marihuana y la venta de las diferentes sustancias.

La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones, ha apuntado la Policía Nacional.

Los detenidos han sido siete hombres y dos mujeres, de entre 33 y 57 años de edad, contando la mayoría con antecedentes anteriores, y, tras la tramitación del pertinente atestado, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial, que decreto el ingreso en prisión de dos de ellos.

Comparte en tus redes sociales: