• Son seis los investigados por su implicación en la sustracción, furtivismo, receptación y venta clandestina e ilegal de trofeos de caza

 

  • Del interior de una vivienda en Alburquerque, se apoderaron de una treintena de trofeos de caza mayor y lámparas de astas que vendieron a terceras personas.

 

  • Esta clase de objetos tienen su salida comercial como ornamentos, adornos, industria y para la medicina tradicional en países asiáticos.

  La Guardia Civil dentro de la Operación “CORNIVUS”, instruyó diligencias como investigados, a seis vecinos de Badajoz, Córdoba y Jaén, por su implicación en la sustracción, furtivismo, receptación y comercialización ilegal de trofeos de caza mayor en la provincia de Badajoz.

Desde mediados del pasado año, el Equipo ROCA de la Guardia Civil de Badajoz investigaba las acciones delictivas que se estaría desarrollando en la comarca pacense de “Los Baldíos”, con la compra y venta clandestina de trofeos de caza mayor de dudosa procedencia.

Fruto de estas actuaciones, los agentes consiguieron averiguar como un vecino de Alburquerque, se apoderó de una treintena de trofeos de caza mayor y lámparas creadas con astas de ciervo, que se encontraban en el interior de una vivienda del mismo municipio. Hechos denunciados por su propietario, quien valoró lo sustraído en unos 3.000 euros.

Tras la localización e instrucción de diligencias como investigado del supuesto autor del robo, los agentes pudieron obtener suficientes indicios para incriminar a un vecino de Puebla de Obando, que se estaría dedicando a recepcionar esta clase de trofeos de caza, para su posterior comercialización clandestina e ilegal a terceras personas.

Negocio lucrativo que llevó a cabo tras contactar con dos vecinos de Córdoba y Jaén, quienes se estarían dedicando a la receptación de estos trofeos a sabiendas de su procedencia ilícita, para su posterior comercialización. Personas que acabaron igualmente investigados.

Dentro de citado operativo durante el Estado de Alarma ante la situación de crisis sanitaria provocada por el COVID19, los agentes coordinados con guardas de campo, sorprendieron a dos vecinos de Olivenza y Alconchel, cuando transportaban cuernas del desmogue de ciervos y gamos que  acaban de sustraer de una finca de Alburquerque, con el mismo destino, su supuesta venta ilegal.

Estas cuernas son muy apreciadas por sus diversos fines ornamentales, decorativos, industriales e incluso para la medicina tradicional en países asiáticos.

Las diligencias instruidas fueron puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción de Badajoz.

 

Comparte en tus redes sociales: