Los alumnos de la especialidad de Servicios de Bar y Cafetería de la Escuela Profesional Dual de Empleo Tentudía 21 han visitado el alojamiento rural ‘La Siesta del Naranjo’ de Monesterio, esta vez para conocer en primera persona a la joven emprendedora Marina Naranjo, que a sus 31 años con paleta en mano daba forma a su proyecto más deseado, hacer de la casa de campo de sus abuelos, la casa rural de turistas y peregrinos que atraviesan la comarca de Tentudía entre retiros y actividades como yoga y meditación, convivencias ‘Team Building’ o coach.

Los 15 alumnos, acompañados por Luis del Castillo, director de la Escuela; Exalti Fontecha, gestora del proyecto, y los monitores docentes de la especialidad de bar y cafetería, Nuria Tortonda, Diego M. Zambrano y Juan Francisco Llano, guiados por la monesteriense Marina Naranjo, se adentraron en una finca de ocho hectáreas llena de encinas milenarias en el sur de Extremadura, plena dehesa de la Comarca de Tentudía tomando el Camino de la Depuradora del Embalse por la Sierra del Recio, Polígono 12, parcela 130.

El proyecto de Marina Naranjo ha sido pensado para disfrutar en grupo de amigos o en familia,‘La Siesta del Naranjo’ cuenta con dos habitaciones cuádruples y una habitación triple, todas con baño completo. Terraza con jacuzzi, porche con piscina y de cuantos paseos en la finca donde se ubica se deseen realizar, apunta la propietaria. Quien va más allá al dirigirse a estos alumnos que en un futuro puedan emprender su negocio de restauración u hostelería. “Yo hace unos años me decidí, apoyada por la familia y amigos, a lanzarme a rehabilitar esta casita, que mis antepasados construyeron hace más de 100 años, y poder así compartirla con vosotros: con todo aquel que quiera escapar de su rutina unos días, del estrés y los semáforos, y sea amante de la naturaleza, la gastronomía y la vida sencilla, aquí están mis raíces y mis memorias de esas sensaciones de tranquilidad, recogimiento y bienestar”, continua Naranjo.

Para Luis del Castillo, ha sido una Jornada de inspiración emprendedora, “la visita ha supuesto una dedicación más a las horas de formación que reciben los alumnos de la especialidad de Bar y Cafetería de la Escuela Profesional Dual de Empleo Tentuía 21, de cara a las posibilidades por un lado de emprendimiento, y por otro lado a la inserción profesional, como un campo en auge en el mundo rural y por descubrir en la Comarca de Tentudía”. Su compañera de programa, Exalti, en esa misma dirección ve claro ejemplo de que en los proyectos, “no son solo importante la planificación y los números, también la ilusión y la intuición, factores claves en el éxito de un proyecto empresarial como este, que conlleva tanto esfuerzo como imaginación”.

Esta licenciada en LADE se despedía con un: “Me ha encantado recibiros. Seguro me habéis traído suerte para seguir con la buena acogida que la casa está teniendo desde su apertura.

Hay mucho donde podemos colaborar y agradezco que hayáis pensado en La Siesta del Naranjo como caso a exponer a los alumnos. Así que, partid de un plan de negocio, con un presupuesto estimado y un plazo fijado para el arranque, controlando las desviaciones que puedan aparecer. Habrá momentos de dudas, incertidumbre, surgirá un problema y cuando ese esté resuelto, saldrá otro… De todo se sale. Relativizad. Haced de las amenazas, fortalezas. Y, sobre todo, no olvidéis que iniciasteis esto porque es lo que realmente os gusta y os mueve”.

Comparte en tus redes sociales: