Las aguas pantanales de Valencia del Ventoso se han convertido en no potables. El pantano de esta localidad lleva años sin limpiarse y el lodo supera ya al agua que alberga a este hermoso paraje natural que abastece a la población valenciana.

El pasado 23 de julio se publicaba en las redes sociales del Ayuntamiento de Valencia del Ventoso un escrito, sin firma ni fecha, que informa en nombre del Servicio Municipal de Aguas y de la empresa AQUALIA sobre el sometimiento a un control sistemático de calidad del agua que abastece a la localidad porque hay parámetros irregulares en ella. Con este escrito se informa, además, que se restringe su uso
para consumo doméstico, ni se puede beber ni se puede cocinar con ella. Se recomienda tomar agua embotellada.

Hoy, 25 de agosto de 2021, aún se mantiene esta situación, habiéndose publicado en la misma red social varios escritos iguales al primero avisando del carácter no potable de estas aguas, el último aparece igualmente sin fecha ni firma el día 23 de agosto.
Vecinos de la localidad afirman que hay silencio administrativo al respecto, ni el Servicio Municipal de Aguas de este Ayuntamiento ni la
empresa gestora Aqualia dan respuestas al ciudadano que oficiosa y legamente paga su recibo sin consumir lo que factura, por lo que a través de una nota de prensa afirman que no se le explica a la población qué está ocurriendo para no poder consumir el agua, y que por lo tanto no se puede tener a la ciudadanía un mes sin consumo potable y, casi obligando, a comprar agua embotellada.

El pantano de Valencia del Ventoso ya viene dando problemas desde el invierno del 2020. Ese lodo que lo cubre provocó una enorme sequía que llevó a quienes lo gestionan a racionar el consumo de agua con importantes cortes de agua a lo largo de los días que se extendieron por meses. Llovía poco, pero lo poco que caía no se almacenaba, ya estaba la suciedad para hacerlo. La población se movilizó para limpiar y mejorar el pantano, sin embargo, las autoridades competentes, entre ellas la Confederación Hidrográfica, no aceptaron esta limpieza. Su argumento la contaminación. ¿Una solución alternativa? Ninguna hasta el momento. Mucho me temo que en cuanto pase el verano de lo no potable pasaremos al cierre completo
del grifo.

Los vecinos afirman que lo que quieren es que se solucione el problema del suministro de agua potable YA. Que se aporte agua para su consumo de
la forma que sea, que se mire por la población y se deje de hacer tanta política en papel de fumar.

Termina el mismo diciendo que hasta el momento “ni Ayuntamiento ni AQUALIA se dignan a presentar el problema cara a cara con la población, todo es por redes sociales y sin documentos oficialmente fechados ni firmados”.

Comparte en tus redes sociales: