La Guardia Civil ha instruido diligencias a un vecino del municipio de Monesterio, por un supuesto delito de conducción temeraria.

El pasado sábado, agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil del Destacamento de Zafra, dentro de los dispositivos establecidos para el control y vigilancia de la seguridad vial en la carretera N-630, al hacerlo dentro del término municipal de Fuente de Cantos, observaron
como el conductor de un vehículo no respetaba la señal reglamentaria de detención obligatoria “STOP” ubicada en una intersección existente y que regula la incorporación a la citada vía.

Ante ello procedieron a darle el alto reglamentario, momento en el que su conductor, se percató de la presencia policial e hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes, emprendiendo la fuga a gran velocidad.
Ya en vías de comunicación del casco urbano del mismo municipio, circuló en sentido contrario al establecido y puso en grave riesgo la seguridad de los demás usuarios, colisionando con un vehículo que se hallaba estacionado en las inmediaciones y ausentándose del lugar.

Con la recogida de pruebas y diversas gestiones realizadas, se pudo averiguar la identidad del conductor, un vecino de Monesterio, a quien se localizó e investigó por un delito contra la seguridad vial, por conducir con temeridad manifiesta y poniendo en grave peligro su vida e
integridad física, así como también la del resto de usuarios de la vía.

El ahora investigado, se enfrenta a penas de prisión de seis meses a dos años y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años, al mismo tiempo que ha sido denunciado, por no respetar la señalización de detención obligatoria, enfrentándose a una multa de 200 euros y la retirada de 4 puntos.

Las diligencias instruidas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Zafra

Comparte en tus redes sociales: