Las escuelas municipales de jóvenes científicos pretenden fomentar las vocaciones en el ámbito científico-tecnológico y desarrollar el pensamiento computacional y la metodología científica. Este es a grandes rasgos el objetivo de un programa apoyado por el Área de Cultura de la Diputación de Badajoz, “fruto de la comunión de intereses con la Fundación Universidad Sociedad de la UEX para la realización de proyectos que contribuyan al bien común de los ciudadanos de nuestra provincia, especialmente en los ámbitos de la infancia, la formación y el conocimiento científico y tecnológico”, concreta el vicepresidente primero de la institución provincial, Ricardo Cabezas.

 

Ambas instituciones van a trabajar por el fomento y la promoción de la investigación científica con una metodología de trabajo que permita despertar vocaciones hacia la Ciencia y la Tecnología desde la infancia. Para ello, detalla Cabezas, se van a aprovechar “los recursos tecnológicos existentes en los ayuntamientos en los que se desarrolle el proyecto, generando así una dinámica educativa, social y cultural que consideramos muy positiva y necesaria”.

De este modo se busca fomentar vocaciones entre la infancia y juventud trabajando en dos vertientes, el pensamiento computacional como habilidad esencial en nuestros días, al igual que lo son la escritura, la lectura o el cálculo aritmético, con talleres de programación y robótica; y la tecnología con procesos de inmersión en actividades de diferentes áreas temáticas de la Ingeniería, “para fomentar entre los adolescentes la creatividad y las habilidades que les permitan afrontar con éxito, en el futuro, la resolución de problemas complejos”, añade el vicepresidente.

Con sede en Almendralejo, las localidades elegidas este curso para fomentar la ciencia y tecnología son Puebla de la Calzada, Montijo, Lobón, Olivenza, Villar del Rey, Talarrubias, Cabeza del Buey, Castuera, Quintana de la Serena, Almendralejo, Santa Marta, Hinojosa del Valle, Calamonte y Fuenlabrada de los Montes.

También se organizan campamentos de verano de Historia de la Ciencia y la Tecnología en torno a Cancho Roano (en Higuera de la Serena) y Huerta Montero, en Almendralejo.

El presidente de la Fundación Universidad Sociedad, Javier Díaz, reconoce el orgullo que embarga a los promotores del proyecto, sobre todo cuando instituciones como la Diputación lo apoyan, en este ocasión con 18.000 euros que Ricardo Cabezas apuesta por aumentar en próximos cursos..

Por su parte, Francisco Fernández, director del Proyecto Escuelas Municipales de Jóvenes Científicos, precisa que unos 400 chicos y chicas de 8 a 18 años han pasado por sus aulas en los diez años de existencia del proyecto. Otro de sus fines es incentivar los estudios de ciencias en bachillerato y universidad, poniendo especial atención en aumentar el número de  mujeres en estos estudios multidisciplinares de ciencias, tecnología e ingenierías.

La formación en estas escuelas impulsa también talleres, campamentos, viajes, como al CERN para la Investigación Nuclear, y ferias de ciencias.

 

Comparte en tus redes sociales: