La Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX)  ha mostrado su desencanto con el reparto previsto de los 16.000 millones de euros del fondo estatal para compensar a las comunidades autónomas por los gastos y merma de ingresos derivados de la crisis del COVID 19.

Según las diversas estimaciones, a Extremadura le deberían corresponder entre 200 y 272 millones de euros, lo que supone entre el 1,2% y el 1,7% del total. En asignación por habitante, para la Comunidad Extremeña se estaría entre 188 y 255 euros, en el mejor de los casos, muy lejos de previsiones de 500 euros o más para comunidades como Madrid o Cataluña, de manera que Extremadura se situaría en tercer lugar por la cola en cuanto a asignación per cápita.

“Es muy difícil de entender que a una región con un déficit histórico en infraestructuras, y con una brecha de 30 puntos con el PIB per cápita respecto a la media española se le dé este trato, nos lo tendrán que explicar”, ha asegurado el Secretario General de la CREEX, Javier Peinado.

Respecto a que el dinero se reparta, en parte, según los casos de coronavirus, Peinado ha indicado que no se ha tenido en cuenta que en Extremadura ha habido dos factores que han pesado en la pandemia, y que deben tener su reconocimiento. “Por un lado, el enorme gasto sanitario que supone tener una red de atención en una región tan extensa y poco poblada, y la influencia que esa red, que cuesta dinero mantener, ha tenido en el control de la pandemia, al disponer de recursos a todos los niveles; por otro, que en la extensión de la infección ha pesado el hecho de tener una población muy dispersa, con zonas muy despobladas, y esto, que es un hándicap para nuestro desarrollo, y necesita de apoyos, se convierte ahora en un criterio que resta fondos, en vez de sumar”, ha declarado.

En cuanto al resto de criterios seguidos, como el de población protegida equivalente, el Secretario General de la CREEX ha comentado que resulta inaudito que el criterio poblacional tenga tanto peso “porque eso no es el coste efectivo de la prestación de servicios”, y no se hayan dado peso suficiente en la ponderación a cuestiones como el envejecimiento de la población o la dispersión geográfica.

El dirigente de la organización más representativa del empresariado extremeño ha explicado que, además del fondo que viene para compensar el gasto extra en sanidad por el COVID y el que se asigna a educación, hay una tercera partida muy relevante que se refiere a la compensación para las arcas regionales por los ingresos tributarios no percibidos. “El sistema de reparto lo que hace es profundizar en las diferencias, sin tener en cuenta por ejemplo que en una economía como la extremeña la Administración regional tiene un valor extra como dinamizador de la actividad, a través de obras, bienes y servicios, y si se cercena esta partida como se ha hecho se deja a Extremadura en peor situación a la hora de poner en marcha medidas o reforzar las ya existentes para inyectar fondos en la economía productiva y hacer posible la recuperación”, ha asegurado.

Por ello, Peinado ha pedido que se reconsidere el reparto o se complemente el fondo con uno destinado a acortar la brecha de regiones como Extremadura respecto a la media nacional: “quienes partíamos en peor posición debemos tener un trato favorable, no ser discriminados”.

 

Comparte en tus redes sociales: