En total, las entidades de depósito españolas cerraron 2.160 oficinas en el ejercicio 2019, lo que supone una disminución del 8,3 por ciento de la red, la mayor en términos porcentuales desde que en 2013 se efectuó un recorte del 11,5 por ciento, con el cierre de 4.376 sucursales.

Según refleja la última estadística publicada por el Banco de España, en el país se cerraron de media seis oficinas por día en 2019, hasta finalizar el año en 23.851 sucursales. Estas cifras se vieron intensificadas por la reestructuración de oficinas de Santander tras integrar Banco Popular, que supuso el cierre de más de 1.100 sucursales, y el plan estratégico de CaixaBank, que contempla el cierre de 850 antes del próximo mes de junio.

Así, fue especialmente intenso el cuarto trimestre del año, con una reducción de la red en 1.004 oficinas, lo que equivale a clausurar once sucursales por día.

En la última década, el total de sucursales bancarias en España se ha recortado en un 45,9% o, lo que es lo mismo, en 20.234 oficinas, situándose el total en mínimos de 1979, hace 40 años. La red alcanzó su pico más alto en 2008, con 45.662 oficinas, un 47,7% más que ahora.

 

Comparte en tus redes sociales: