El proyecto de regadío de Tierra de Barros permitirá desarrollar el potencial económico de los municipios afectados, mejorando y acelerando el nivel de empleo tanto de carácter agrario como en las industrias y los servicios asociados, y contribuirá al mantenimiento y fijación de la población en el medio rural y mejorará la calidad de vida de sus habitantes, objetivos básicos del desarrollo rural.

Así lo ha manifestado la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García, durante su comparecencia en la Asamblea de Extremadura, donde ha avanzado la propuesta de la Junta de Extremadura para que dicho proyecto entre a formar parte del instrumento excepcional de recuperación temporal conocido como ‘Next Generation’ que garantizará una respuesta europea coordinada con los Estados miembros para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia de la COVID-19.

Uno de estos proyectos a los que la Junta de Extremadura quiere dar prioridad es el del regadío de Tierra de Barros que, además de perseguir la dinamización territorial y desarrollo sostenible de la comarca, mejorará el uso eficiente del agua.

Esta iniciativa es candidata a los fondos ‘Next Generation’ de la Unión Europea, ya que se trata de un proyecto de adaptación y de mitigación al cambio climático, porque se adaptan cultivos como el olivar y la viña, cuya supervivencia como consecuencia del cambio climático, pasa por un riego de apoyo.

Se trata de un proyecto de mitigación porque se usan energías renovables y contará con una planta fotovoltaica, por lo que la emisión del dióxido de carbono será menor que si se compara con un regadío tradicional con motores de gasoil o del uso de energía tradicional.

Con todo ello se obtendrá un uso eficiente del agua y el 65% de la energía necesaria para el funcionamiento del regadío será renovable en la parte de explotación del regadío y provendrá de una planta fotovoltaica.

El proyecto de regadío cumple todas las características que marca el Fondo de Recuperación y Resiliencia: por cohesión social y todo lo que lleva un regadío a la zona: “donde hay agua, hay cinco veces más de población que donde no la hay” ha aseverado García.

Comparte en tus redes sociales: