A lo largo de las largas conversaciones con su padre, Hipatia espeta frases como “¿por qué una mujer no puede profundizar sobre los pilares de la tierra?” o “¿acaso una mujer tiene prohibido pensar?” y con su revolucionario pensamiento logra cosechar multitud de discípulos de distintas creencias religiosas y clases sociales, que la siguen atraídos por su sabiduría, y en otros casos por su belleza, como es el caso de Orestes, al que da vida el actor extremeño Daniel Holguín.

Sin embargo, ella rechaza cualquier ofrecimiento romántico y solo quiere centrarse en su estudio y su enseñanza a sus discípulos, a los que a lo largo de la obra les anima, con un mensaje muy actual, a “evitar que cualquier vendedor de humo se convierta en un dios y nos domine”.

Así es como, salpicada de música y adornada con una especie de coro que hace las veces de narrador en algunas ocasiones, con un llamativo vestuario y coreografía, la historia de Hipatia se va tornando en tragedia cuando algunos de sus contemporáneos empiezan a desconfiar ante su poder y la consideran enemiga para sus intereses, hasta que los más fanáticos y extremistas seguidores del patriarca Cirilo que la condenan a muerte.

Al finalizar la obra, el público del Teatro Romano de Mérida ha dedicado una larga ovación al equipo de ‘Hipatia de Alejandría’, que ha sido el cuarto estreno de este 67 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, donde podrá verse hasta el próximo domingo, 25 de julio.

Comparte en tus redes sociales: