El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida ha cerrado su 67 edición, la segunda condicionada por la pandemia, con 81.000 espectadores en su escenario principal, el teatro romano de la capital extremeña, y con unos ingresos de taquilla que ascienden a 1.917.750 euros, que arrojan un superávit aproximado de 400.000 euros, a falta del cierre definitivo.

A los datos del teatro de Mérida, ofrecidos en un primer balance este miércoles por el director del festival, Jesús Cimarro, acompañado por el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, hay que sumar los asistentes en los espacios de sus extensiones en Medellín, Cáparra y Regina, que elevan los espectadores totales a 92.700, mientras que los asistentes totales se disparan a 147.181 teniendo en cuenta todas las actividades que impulsa el certamen en la capital autonómica y en una veintena de localidades.

Unas cifras que se producen teniendo en cuenta las restricciones de aforoimpuestas para combatir la pandemia, que impedían superar el 75% del aforo, dejando asientos libres entre grupos de espectadores, y que permiten al director del certamen, Jesús Cimarro, destacar que el festival ha salido “airoso” de su segunda edición condicionada por el coronavirus.

“El público ha respondido masivamente”, ha destacado Cimarro, con 20 llenos consecutivos, algo que no se había producido nunca en la historia del certamen, con tres espectáculos, ‘Golfus de Roma’, ‘Edipo’ y ‘Las suplicantes’, con todas sus funciones con las entradas agotadas.

Comparte en tus redes sociales: