El funeral de la mujer de Arroyo de la Luz (Cáceres) fallecida este pasado miércoles, día 11, motivada por el coronavirus se realizará «en la más estricta intimidad» para evitar las «aglomeraciones de personas», teniendo en cuenta que la fémina era «muy activa socialmente» y «muy querida en el pueblo».

El objetivo es, igualmente, tratar de evitar lo ocurrido en casos de coronavirus del País Vasco y La Rioja que derivan «todos de un mismo brote que se produce en un funeral de una persona», según ha explicado este jueves en rueda de prensa el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta, José María Vergeles.

Tras apuntar que la medida, que según ha explicado la familia «lo ha entendido perfectamente», ha sido adoptada por Policía Sanitaria Mortuoria, ha incidido en que hay que «evitar ahora mismo» donde existe «un foco importante» las «aglomeraciones de personas», teniendo en cuenta además que la fallecida era una mujer «muy activa socialmente, muy querida en el pueblo».

De este modo, y tras lamentar «profundamente» el fallecimiento de la mujer de Arroyo de la Luz y dar las condolencias a la familia, seres queridos y personas cercanas a la misma, Vergeles ha pedido a los allegados que entiendan «con toda la sensibilidad del mundo» la decisión de que el funeral sea «en la más estricta intimidad», de tal forma que acudan al mismo «la familia y los seres más cercanos».

Así, ha explicado que la decisión busca que en el tanatorio y en el funeral «no haya una aglomeración importante de personas», teniendo en cuenta que la fallecida «era una persona muy querida en el pueblo»; y ha añadido que a su juicio «se pueden mostrar todos los gestos de respeto, de dolor a la familia de otra forma que no es asistiendo de forma masiva al funeral o al tanatorio».

Según ha indicado, la decisión se adopta «no porque el cadáver transmita el coronavirus, porque el cadáver no transmite el coronavirus ni hay que tomar una medida excepcional con el cadáver», sino por evitar «aglomeraciones de personas» en un lugar donde existe «un foco importante».

«La gestión de los restos cadavéricos se realiza de la misma forma que se realiza cualquier otra gestión de restos cadavéricos en cualquier otro hospital por cualquier otra causa: se deposita en una bolsa estanca y en un féretro normal y corriente», ha añadido Vergeles.

Comparte en tus redes sociales: