• Un equipo sanitario vela por la seguridad de quienes se sumergen en el agua
  • Todas las asambleas locales de la Institución participan en esta actividad

  Casi un centenar de voluntarios de Cruz Roja en Extremadura están colaborando con los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en la retirada del camalote del río Guadiana y sus afluentes.

La UME ha reiniciado este mes de noviembre los trabajos de extracción de esta planta invasora en el Guadiana, en las inmediaciones de la localidad pacense de Valdetorres, en el marco de la misión “Alfa Tres”, una tarea que comprende la retirada en tres sectores, el propio río Guadiana y sus afluentes Guadámez y Guadianilla.

A los 120 militares se han unido en esta misión 90 voluntarios de Cruz Roja en Extremadura que de manera coordinada colaboran con la UME, tanto en la retirada de camalote como desde el ámbito sanitario.

Durante la jornada de trabajo y de manera permanente un equipo sanitario de voluntarios y una ambulancia todoterreno de la Institución velan por la seguridad de quienes trabajan en el agua. Lucas Pérez Gordillo es voluntario en el Área de Socorros y Emergencias y uno de los 70 que han colaborado estos días.

La existencia de este equipo ha permitido a la UME ampliar el despliegue, según explica el teniente de la UME y Jefe de la 22 Compañía Antonio Sánchez Ruíz, quien detalla que se han dividido los sectores de actuación de las dos ambulancias, la de Cruz Roja y la de la UME, para que en caso de necesitar asistencia sanitaria la reacción sea mucho más rápida.

De este modo, la ambulancia de Cruz Roja y su personal se pone a disposición del médico y el enfermero de la UME. “Si hubiera alguna emergencia, nosotros estaríamos ubicados en un sitio previamente asignado para llevar a la persona al hospital más cercano”, señala Pérez.

 

EQUIPO ACUÁTICO

Una veintena de voluntarios de los equipos acuáticos de Cruz Roja, socorristas y patrones de embarcación, trabajan codo con codo con los militares en la extracción del camalote, tanto manualmente como desde las embarcaciones que la Institución ha puesto a disposición de la UME.

Una ayuda que ha permitido probar nuevos mecanismos, como el empleo de cintas, en el proceso de retirada de esta planta invasora para que éste sea lo más rápido y lo menos laborioso posible para el personal.

Manuel Morcillo es voluntario de Cruz Roja en Extremadura desde hace 30 años y, además, responsable de los equipos acuáticos de la región. Estos días ha trabajado en el Guadiana en la extracción de camalote, una tarea en la que han participado todas las asambleas locales de la Institución en la comunidad bajo la supervisión del Centro de Coordinación de Cruz Roja en Extremadura.

“Estamos aportando nuestro granito de arena para mantener nuestros ríos limpios”, apunta Morcillo.

Es la primera vez que voluntarios de Cruz Roja en la Comunidad y efectivos de la UME trabajan de manera conjunta en una misión de este tipo en la que también colabora el Grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas y Medioambientales (GIETMA) de la Unidad Militar de Emergencias.

El sentimiento es común, la experiencia está siendo positiva. “La colaboración está siendo muy positiva. Viene bien para mejorar y para que nos conozcamos mejor”, indica el teniente Sánchez. Un trabajo en equipo con resultados visibles: 150 toneladas diarias extraídas del Guadiana.

 

 

Comparte en tus redes sociales: