La Unión de Consumidores de Extremadura ha elaborado un estudio sobre el etiquetado del pescado en un total de 34 pescaderías de la comunidad autónoma, que refleja que casi el 80 por ciento de ellas incumple esta normativa.

El etiquetado del pescado contiene información “muy relevante” para el consumidor, por lo que “siempre es altamente recomendable” fijarse bien a la hora de adquirir estos productos.

Y es que, tal y como han recordado este jueves de la asociación en rueda de prensa, los productos de pesca y acuicultura que vayan a comercializarse dentro de la Unión Europea deben mostrar su denominación comercial y científica, método de producción, zona de captura o producción, descongelación del pescado, fecha de caducidad, modo de presentación y precio.

La organización lamenta que el grado de cumplimiento de esta normativa sea “realmente baja”, ya que ni tan siquiera llega al 21 por ciento de las pescaderías visitadas en Badajoz, Cáceres, Don Benito-Villanueva, Mérida y Plasencia.

Las visitas han consistido en observar directamente en los establecimientos detallistas de productos pesqueros frescos y descongelados, tanto en tiendas tradicionales como en tiendas ubicadas en supermercados e hipermercados, el cumplimiento obligatorio del etiquetado del pescado, en los productos expuestos, etc.

La legislación vigente sobre el etiquetado del pescado para el consumo tiene como objetivo obtener la mayor transparencia posible del mercado y proporcionar una “información veraz” al consumidor en toda la cadena de comercialización, que comprende desde la primera venta hasta su llegada al consumidor final.

La aplicación de esta normativa afecta a todos los operadores económicos que intervienen en las distintas fases de la comercialización de los productos pesqueros.

Todos los productos de la pesca, del marisqueo y de la acuicultura deben llevar en el envase y en el embalaje correspondiente la denominación comercial y científica de la especie, el método de producción (pesca extractiva, pescado en aguas dulces, criado, acuicultura o marisqueo) y la zona de captura o de cría.

Cuando los productos congelados sean, en la venta al por menor, presentados al consumidor final sin envase, la información debe ser expuesta en la tablilla o cartel sobre el producto o próximo a él.

UCE recuerda que en diciembre de 2014 cambiaron las normas relativas a las etiquetas que figuran en los productos de la pesca y de la acuicultura destinados a los consumidores de la UE, garantizando así que un mayor conocimiento del producto que estamos adquiriendo.

El reglamento europeo de etiquetado de pescados y mariscos tiene como objetivo contribuir a la trazabilidad del producto y dar al consumidor la posibilidad de desarrollar una compra más informada. Esto radica directamente en nuestra seguridad y salud alimentaria.

Por ejemplo, permite saber si el producto ha sido congelado previamente o no y la fecha de consumo preferente, entre otros. Tener de buena mano esta información es importante, ya que no se debe congelar un alimento que ya ha sido congelado.

Comparte en tus redes sociales: