No corren buenos tiempos para la empresa Nemoin, una compañia ubicada en la carretera de Badajoz que se dedica al diseño, creación y fabricación de estructuras, calderería, cerramientos, cubiertas o fachadas.

Los 80 trabajadores de Nemoin quieren negociar con la empresa poder irse al paro, algo que se les ha negado desde el mes de abril cuando comenzaron los retrasos en el pago de las nóminas y los impagos, que hasta ahora no han llegado al mínimo legal para poder denunciar la situación.

El 30 de enero tendrá lugar una reunión con los trabajadores en la que solicitarán la cuantía máxima que puedan cobrar de indemnización. Así lo explicó el pasado lunes el presidente del comité de empresa, Francisco José Sánchez Gómez, cuando los empleados se concentraron a las puertas de este negocio de estructuras metálicas. Denunciaban el impago de diversas nóminas, a la vez que manifestaron que recientemente han estado participando de un ERTE en el que dejaban de trabajar un mes y volvían a entrar.

Así lo ha argumentado Sánchez, afirmando que esta decisión la tomaron para ayudar a la empresa, que alegaría que “no hay dinero”. No obstante, haber optado por esta práctica podría suponer que los empleados no pudieran denunciar al no cumplir los requisitos correspondientes para ello.

Actualmente, desde el comité señalan que “no hay ningún acuerdo”, explicando que la pretensión pasa por despedir a casi toda la plantilla, esto es, unos 80 trabajadores, aunque en un principio podrían permanecer en torno a una quincena de ellos para finalizar algunos trabajos.

Las deudas

La empresa adeuda a los trabajadores los meses de octubre, noviembre y diciembre y parte de la paga extra de verano y la de Navidad. “Este mes hemos cobrado 300 euros de la paga extra de julio”, ha apuntado Sánchez.

Los pagos irregulares que vienen sufriendo no les permiten encadenar el tiempo suficiente que marca la actual ley para poder denunciar la situación que sufren por parte de la empresa desde que cambió la dirección en 2018.

Este lunes se celebró una reunión que ha concluido sin ningún acuerdo, y la próxima será el día 30 de diciembre para empezar las negociaciones. Según los trabajadores, la empresa argumenta que no hay dinero para pagarles, por lo que creen que es probable que se despida a toda la plantilla.

Ya se han marchado siete trabajadores sin indemnización porque no podían aguantar la situación, han apuntando las mismas fuentes.

El representante sindical ha señalado que la empresa en ningún momento ha hablado de cesar su actividad porque hay encargos de trabajos e insiste en su viabilidad, porque “había obras en marcha que se han cortado y obras en proyección que no se han podido hacer”.

foto : cedida

Comparte en tus redes sociales: