La Delegación del Gobierno dice que están negociando y niega que los trabajos se hayan parado, como dijo el alcalde

La primera vez que se anunció que se iba a construir una nueva comisaría de la Policía Nacional fue en el año 2006. Años después, el Gobierno de Mariano Rajoy siguió adelante con el proyecto, pero las obras no se adjudicaron hasta julio del año 2018, ya con el Gobierno de Pedro Sánchez en la Moncloa. Las obras se iniciaron en verano del año pasado después de adjudicarse a una constructora sevillana, Germán Gil Senda, por un presupuesto de más de 1,2 millones de euros. Ahora que está ya casi concluida la estructura de este edificio de varias plantas, levantado sobre lo que hasta el año pasado había una zona ajardinada, han comenzado los primeros problemas.

Esta semana la constructora ha anunciado que ha pedido al Ministerio del Interior un 45 por ciento más de dinero para terminar la obra.

 

El motivo, según han confirmado fuentes de la empresa, «es que al proyecto le faltaban muchas unidades de obras». Aseguran que el proyecto técnico está mal hecho, «con muchísimas carencias que te exigen hoy en día en una obra oficial». Germán Gil Senda alega que «se trata de cuestiones de instalaciones energéticas, de climatización, de electricidad y, además, de falta de definición y no cumplimiento de normas técnicas de exigencias actuales». La constructora ha confirmado  que ha presentado un proyecto modificado a Interior en el que se incluyen las mejoras plasmadas y la cuantía económica que supondrá realizarlas. Además, amenaza con paralizar las obras si no se atiende a esas peticiones.

 

El Ministerio de Interior estudia la modificación del proyecto para incorporar mejoras al mismoLa constructora alega que las instalaciones previstas no cumplen las normas técnicas actuales

 

Por su parte, desde la Delegación del Gobierno ha apuntado que las obras no se han paralizado, como aseguró el alcalde de Almendralejo, José García Lobato,   el pasado viernes las obras seguían en marcha y había una decena de obreros trabajando en la misma.

Medias verdades

Desde Delegación del Gobierno, han apuntado que «en estos momentos se está estudiando una modificación del proyecto para incorporar mejoras al mismo». Cuando finalice el estudio, aseguran, «si se decidiera incorporar la modificación y ello supusiera un incremento en el coste del proyecto, se incorporarían los recursos económicos necesarios».

Por su parte, el PSOE acusa al alcalde de decir «medias verdades o mentiras directamente» y arremeter contra su partido por el asunto de estas obras. Algunos sindicatos policiales han exigido en los últimos años la construcción de esta nueva comisaría, por las carencias de espacio y las barreras arquitectónicas del edificio que usan, en una segunda planta sin ascensor.

G.C.

 

Comparte en tus redes sociales: